martes, 25 de agosto de 2015

El Tigre,  domingo 23 de Agosto de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El comunismo mata, el socialismo también
Uno de los grandes errores  cometidos por los demócratas venezolanos, incapaces como hemos sido de organizar un movimiento nacional eficiente en contra del socialismo y su dictadura, estriba precisamente en la prevalencia de un paradigma nefasto según el cual el socialismo puede ser un modelo político  eficiente, a diferencia del comunismo siempre caótico.

Lo anterior obedece a la profunda raíz  socialista en el pensamiento del común de la actual  dirigencia demócrata nacional, que a pesar del horror implícito en esta ideología, humillando a Venezuela desde el 11 de abril de 2002, se resiste a reconocer una verdad que ya es mundial: El socialismo cuando gobierna es sinónimo de muerte.

Porque esa falacia contemporánea obra de seguidores del socialismo, que pretenden equiparar a conveniencia su malsana ideología con la distinguida socialdemocracia, es cuando menos lógica derivación de una doctrina cuyo fundamento siempre ha sido la mentira y la violencia. Porque imposible es negar el origen marxista de la socialdemocracia, como innegable su evolución hasta alcanzar el grado de excelencia politica certificada hoy día por tantos pueblos de la Tierra que en buena hora deciden ser gobernados bajo las banderas de la socialdemocracia, verbigracia: Los países nórdicos: Suecia, Noruega, Finlandia Dinamarca e Islandia. Los seguidores de la democracia cristiana igualmente debemos reconocer esta gran verdad.

 Que por interés de unos pocos y desgracia para muchos agrupaciones políticas socialdemócratas de reconocido éxito gubernativo, originarias  incluso de las precitadas naciones, persistan en la injusticia de continuar denominándose socialistas, forma parte de esas  paradojas de la humanidad que es menester corregir para evitar mayores males, y desde acá pretendemos aportar nuestro pequeño  grano de arena en tal sentido ¡Fuera el socialismo, fuera Nicolás¡ Ora y Labora.



lunes, 17 de agosto de 2015

El Tigre, viernes 14 de Agosto de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Entregados a nuestra suerte

Tal cual es la realidad del común de los venezolanos a la fecha presente. Somos una fuerza popular colosal en repudio al socialismo y su dictadura,  que nos  mata de hambre, enfermedad  y a manos del hampa, pero carentes de  un liderazgo demócrata capaz de  inspirar esperanza en una salida electoral. Esa constituye la actual tragedia del pueblo venezolano, cuando solo sabemos que mañana será peor mientras el socialismo gobierne.

Así entonces, colocando un nuevo clavo en ese ataúd llamado socialismo, el CNE-PSUV recién anunció su negativa en relación a una observación  internacional  calificada  con  motivo de los comicios  parlamentarios del venidero mes de diciembre, condición sine qua non para dar crédito internacional a una elección bajo el yugo del socialismo, lo  que  certifica a las claras  el grado de cinismo alcanzado  por el régimen en todos sus niveles, dándonos  pie para  lucubrar en torno a las nuevas atrocidades que serán capaces de ejecutar con tal de mantenerse en el poder.

Si lo anterior no revistiera la suficiente gravedad, las declaraciones que en respuesta han brindado los voceros principales de la oposición colaboracionista nacional no se quedaron  atrás. Estos personajes tienen  el descaro de desestimar como vanas  esas afirmaciones del  CNE-PSUV por el simple hecho de que Venezuela no cuenta con un  Poder Electoral independiente. Esto es un hecho público, notorio y comunicacional, que en modo alguno resta gravedad a una ¨sentencia¨ que al parecer será aceptada por esa oposición colaboracionista, en desmedro del pueblo demócrata venezolano, que  anhela restaurar  el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia  por vía constitucional. ¡Fuera El Socialismo, Fuera Nicolás¡ Ora y labora.


martes, 11 de agosto de 2015

El Tigre, domingo 09 de Agosto de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Alerta: El colaboracionismo tampoco paga

Porque al igual que el crimen y la traición, el colaboracionismo siempre termina ¨castigando¨ a sus ¨cómplices¨, permanentes o eventuales. Una elemental lección política que el común de los partidos demócratas criollos integrantes de la oposición colaboracionista nacional se niegan a aceptar, aun padeciendo en ¨carne viva¨ el alto costo político de sostener esa  práctica non sancta.

Veamos. A partir del fraude electoral socialista de 2004 en ocasión del Referendo  Revocatorio Presidencial, el colaboracionismo y la traición del común de los partidos políticos demócratas criollos se  hizo evidente a través de un discurso político de cohabitación con la dictadura socialista en gobierno, ya oficializada con la masacre del 11 de abril de 2002. Dicho discurso de colaboracionista y traidor, siempre apoyando el disfraz democrático del régimen, viene acompañado de un accionar electoralista caracterizado por la obsecuencia ante las violaciones constitucionales de naturaleza comicial, emblemáticas de toda elección bajo gobierno socialista.

 Es en ese escenario de claudicación y complicidad donde no faltaban las acciones jurídicamente formales para que el Tribunal Supremo de Justicia, -órgano judicial al servicio del socialismo y su dictadura-  interviniera en las disputas internas de los partidos demócratas, en la idea absurda de un fallo favorable.

Sentencias que ciertamente podían beneficiar  coyunturalmente al demandante, pero que en lo políticamente trascendente solo servían para allanar el camino a la actual tragedia de esa oposición colaboracionista nacional, cuando el Poder Judicial del régimen se  ha dedicado a intervenir las directivas de partidos políticos demócratas en vísperas de una campaña electoral que se vislumbraba contraria al socialismo y su dictadura.

Así entonces la lección luce evidente: más allá de la moraleja bíblica sobre la perenne negación a buscar como juez al reconocido enemigo, en tiempos de dictadura la condena discursiva y un accionar consecuente, frente a todos los  órganos públicos dependientes de un régimen  inconstitucional, debe ser parte esencial del credo opositor para quien se considere tal, lo contrario es exponerse a lo presente en Venezuela: Una  colosal mayoría político-electoral en  repudio al régimen gobernante, que sin embargo tiene en su dirigencia política al gran obstáculo para consolidar el cambio por vía constitucional.

Es necesario contar con un liderazgo demócrata en capacidad de llamar las cosas por su nombre,  que mediante un discurso valiente y auténtico haga sentir vergüenza a todo aquel venezolano que en modo alguno siga siendo capaz de apoyar la continuidad del socialismo y su dictadura, pues la realidad lo describe como el cómplice de un crimen: nos están  matando de hambre, enfermedad y a manos del hampa.

De  continuar con el guion del martirio y la aceptación silente por parte del liderazgo demócrata actual, frente a la criminalidad del socialismo y su dictadura, la desconfianza y la incredulidad ganarán terreno en  medio de nuestras filas, diezmando la confianza en nuestra propia fuerza política como mayoría popular para el momento de enfrentar los venideros intentos de fraude y dominación, típicos de esta ideología esclavista. Fuera Nicolás Maduro, y venga la observación electoral de la ONU y la Unión Europea. Ora y labora.

                     




lunes, 27 de julio de 2015

El Tigre, viernes 24 de julio de 2015
Ronny  Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Rumbo al nuevo fraude socialista

Sin duda el más doloroso desde el Referendo Revocatorio de 2004. Porque al paso que vamos éste del venidero diciembre significará echar por la borda a una fuerza electoral demócrata nunca vista en la historia de Venezuela, todo por carecer de un liderazgo patriota nacional.

En su lugar, una oposición colaboracionista nacional sigue encabezando el movimiento demócrata, garantizando como siempre el cumplimiento de todas y cada una de  las directrices  inconstitucionales establecidas por el socialismo y su dictadura, de tal manera que a los ojos del mundo,  los comicios parlamentarios de fin de año se conviertan en la mejor legitimación política del régimen en gobierno. Así ocurrirá mientras  no contemos con  un liderazgo demócrata capaz  de llamar las cosas por su nombre, y fundamente un discurso político en torno a la naturaleza dictatorial del socialismo en gobierno, y proclame en  consecuencia  que la participación electoral demócrata no está  basada en la credibilidad sobre  un poder electoral al servicio del socialismo, sino más bien en  la  posibilidad real de imponer condiciones electorales conforme a la Constitución y para ello la fiscalización electoral de la ONU y de la Unión Europea constituyen condición sine qua non.

En tal sentido, es repudiable desde todo punto de vista, que la oposición colaboracionista nacional continúe salvaguardando los  intereses de la dictadura socialista en gobierno cuando al día de hoy pretende que votemos con un Registro Electoral  que no es auditado desde el año 2005 lapso  que solo ha servido para incrementar la desconfianza popular hacia un sistema comicial electrónico fraudulento, muy lejos del proceso  electoral limpio y justo que exige la Carta Magna.

La anterior es una de las tantas irregularidades electorales solo concebibles en regímenes dictatoriales que cuentan con su oposición oficial, frente a lo cual  es deber de cada patriota venezolano alzar la voz de protesta para reivindicar nuestro derecho a un voto limpio y justo  que haga  posible el restablecer efectivamente la vigencia de la Constitución conforme a  su artículo 333. ¡NI UN PASO ATRÁS¡ Ora y labora.




                                                                                     

lunes, 20 de julio de 2015

El Tigre,  viernes 17 de julio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
¿Atrapados y sin salida?

Así parece en la Venezuela de hoy. La  pantomima electoral sigue resultando el mejor de los instrumentos del socialismo y su dictadura para sostenerse en el poder, muy a pesar del colosal rechazo popular,  lógica consecuencia del caos inherente a esta  ideología cuando es gobierno.

Esto es solo posible en razón de la complicidad criminal y anti-patriótica de una dirigencia  demócrata nacional  que a partir de la masacre del 11 de abril de 2002  - inicio formal de esta tiranía- se ha dedicado al repudiable rol de colaborar al sostenimiento de un régimen político que tiene al Poder Electoral como su ¨garantía de permanencia en el poder¨  prueba de ello las variadas  condiciones electorales inconstitucionales vigentes desde ese entonces, a saber: Voto ilegal, violencia electoral, ventajismo oficial, entre otras, que en lugar de constituir el objeto de justificadas protestas públicas por parte un liderazgo demócrata nacional ya investido en resistencia democrática activa capaz sí de obligar a la realización de los inmediatos correctivos,  esa dirigencia de la traición prefiere  llamarse  ¨oposición¨ y hacerse de la ¨vista gorda¨ concentrando  todo su esfuerzo en la propaganda fantasiosa de ¨solo votar¨, camino a la consumación del mayor fraude electoral socialista,  el venidero  6 de diciembre.

Lo que antes  parecía un genuino voluntarismo por parte de esa dirigencia demócrata nacional, hoy no pasa de ser la más ruin de las traiciones  para con  un pueblo secuestrado y esclavizado como lo está hoy día el venezolano de a pie a manos del socialismo en  gobierno. Es menester para cada  patriota criollo, persistir en la denuncia constante e ininterrumpida en torno a la desgracia  que implica esta tiranía y sobre la necesidad  de dar a conocer al mundo libre sobre el horror que padecemos bajo el disfraz democrático sostenido por el socialismo y su oposición.                      

A tales efectos, la presencia de una representación  calificada de la Organización de las Naciones Unidas y de la Unión Europea, antes, durante y después de celebrarse los comicios parlamentarios del venidero 6 de diciembre, es conditio sine  qua non para que la opinión pública internacional conozca de primera mano sobre el nuevo fraude electoral socialista pautado para tal fecha y la consecuente nulidad de unos resultados producto de la trampa.

Ello es así, por cuanto el pueblo demócrata venezolano fiel a su tradición republicana acudirá a sufragar masiva y mayoritariamente en contra del socialismo y su dictadura con motivo de las parlamentarias de este diciembre, sin embargo, la oposición colaboracionista nacional solo es garantía para la aceptación del nuevo fraude diseñado por el CNE-PSUV. Por todo ello debemos continuar trabajando por la transición democrática en Venezuela, manteniendo  la esperanza de llegar a merecer un nuevo liderazgo demócrata nacional para esa fecha tan crucial ¡Fuera el socialismo, fuera Nicolás¡ Ora y labora.


               

lunes, 13 de julio de 2015

El Tigre, viernes 10 de julio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Secuestro y esclavitud socialista

Ciertamente,  secuestrados y esclavizados por la dictadura socialista en gobierno, así es como entendemos el presente de los venezolanos de a pie, similar condición la que padece  todo ser humano cuando es gobernado por el socialismo. Realidad incuestionable desde la razón, sin embargo burlada por una dirigencia demócrata nacional que llamada a  encabezar la resistencia política degradó en una suerte de Corte de traidores y colaboracionistas más preocupados de su particular supervivencia politica que de la necesaria liberación nacional.

Ello es así desde el mismo instante en que esa casta dirigencial optó por el discurso acomodaticio, el autorizado por el régimen para ser presentado en televisión, en lugar de aquella arenga rebelde, la indispensable para quien pretende liderar la emancipación. De allí a las pantomimas electorales con aspirantes financiados por ¨capital desconocido ¨ y cuyos resultados siempre  adversos e inverosímiles son de perenne aceptación, configuran parte de un mismo guion. 

Pero  la historia de la humanidad  está plagada de imponderables que hacen trastocar los planes mejor urdidos, sobremanera aquellos que atentan contra la libertad y la dignidad de los pueblos. Así entonces en esta Venezuela de 2015  un pueblo  desesperado, secuestrado y esclavizado por el socialismo en gobierno, cuando menos un 70% de su población electoral tiene en los comicios parlamentarios nacionales del venidero diciembre una oportunidad de oro para golpear políticamente a una tiranía decadente.

 De manera que, muy a pesar de una dirigencia demócrata nacional colaboracionista y traidora, siempre dispuesta a negociar  por  un ¨plato de lentejas¨ la voluntad popular, verbigracia: El referendo por la reforma constitucional de 2007; el pueblo demócrata venezolano tiene y debe exigir por todas las vías constitucionales existentes, la fiscalización de esas elecciones parlamentarias por parte de todos aquellos organismos internacionales con la cualidad política y experticia técnica suficiente como  para certificar ante el mundo entero la verdad sobre el voto popular del próximo 6 de diciembre.

Sea la O.N.U, la Unión Europea, la misma O.E.A, o bien todas ellas en conjunto, resulta indispensable  su  presencia y participación antes, durante y después de celebrado el evento comicial de marras, pues se trata de confrontar electoralmente a un régimen político socialista, por ende negado a abandonar  el  poder por vía del voto, acostumbrado como está a la práctica del fraude electoral, pero encabezado además por un colombiano usurpador que no tiene la menor idea respecto al significado de la palabra decencia.

Sabiendo entonces que en esta  hora aciaga de la Patria solo contamos con nuestra convicción y voluntad de ser libres y dignos, no perdamos ni un solo instante de esta sinigual cruzada hasta lograr que el próximo mes de diciembre toda la humanidad se convenza que esta la República Bolivariana de Venezuela  ahora no es un país, sino otro pueblo secuestrado y esclavizado por el socialismo cuando es gobierno ¡Fuera el Socialismo, fuera Nicolás¡ Ora y labora.

                                                                                                                                                                                               



martes, 7 de julio de 2015

El Tigre, domingo 4 de julio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Hacia un nuevo desastre demócrata

Cuando creíamos que los peores desastres políticos bajo esta dictadura socialista habían pasado, a saber: La Rebelión popular del 11 de abril de 2002, el Paro Cívico Nacional de 2002-2003, el RR del 2004, la abstención en las parlamentarias nacionales de 2005, las presidenciales de 2006, el referendo para la reforma de 2007, las  parlamentarias de 2010,  las presidenciales del 2012 y por supuesto los comicios presidenciales de 2013 a la muerte del tirano Hugo Chávez, fraudes aceptados y reconocidos por la dirigencia demócrata de turno, resulta que el actual liderazgo demócrata organizado a nivel nacional se apresta a conducirnos al mayor de los desastres políticos.

Esto es así por cuanto al día de hoy la intención de  voto pro demócrata alcanza a cuando menos el 70% del  electorado nacional, ello basándonos en parámetros elementales de medición sociológica,  habida cuenta que bajo un régimen dictatorial no existe empresa encuestadora de base nacional ajena a manipulación socialista. Dicho lo anterior vale destacar que el desastre político referido tendría lugar en caso que la tiranía socialista en gobierno, luego del 6 de diciembre se mantuviere en el poder con su actual fachada demócrata, escenario al que nos dirigimos habida cuenta que la directiva colaboracionista al frente del movimiento demócrata organizado sigue empeñada en manejar el escenario político actual como si se tratare de confrontar a  un gobierno democrático.

El argumento baladí respecto a la defensa del voto mayoritario como principal garantía para un triunfo demócrata el venidero mes diciembre no merece mayor análisis por parte de quienes continuamos sobreviviendo a esta tiranía socialista desde el 11 de abril de 2002; como si el voto ilegal, el ventajismo electoral y la violencia comicial, bases de todo fraude electoral  socialista, no mantuvieren su plena vigencia desde el anterior proceso comicial nacional. Por ello exhortamos a todos los venezolanos patriotas, amenazados por el hambre,  la enfermedad y el hampa reinante, a unir nuestra voz exigiendo un nuevo rumbo para el movimiento demócrata nacional, que haga  posible solicitar el  auxilio del mundo libre en general, y de la Organización de las Naciones Unidas  en particular,  hasta lograr  una supervisión y control de los venideros comicios parlamentarios de Venezuela, por parte de ese organismo internacional, capaz sí de imponer las condiciones electorales consagradas en la Carta Magna.

Solo entonces veríamos como posible el reconocimiento internacional de una victoria demócrata o en su defecto la declaratoria formal de Venezuela como país forajido ante el fraude electoral que tendría lugar nuevamente en cabeza del régimen socialista en gobierno. Callar ante lo evidente no es solo complicidad, sino además una traición a la Patria ¡NI  UN PASO ATRÁS¡ Ora y labora.