martes, 21 de abril de 2015

El Tigre, Abril de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
La MUD sigue siendo irrelevante

Cuando menos respecto a su objetivo primordial de constituirse en ¨ (…) la alternativa para defender y hacer cumplir la Constitución que el gobierno ha abandonado, como ha abandonado los intereses del pueblo que le dio su confianza. Defender y hacer cumplir la Constitución para la promoción de los derechos humanos y el funcionamiento sano de la democracia, la descentralización y la participación¨.  (Extracto del Documento leído durante la instalación de la mesa unitaria de la oposición Compromiso y Convocatoria a la Unidad Democrática del 8 de junio de 2009.

Es menester recalcarlo habida cuenta que tal ineficiencia redunda en la muerte por hambre, enfermedad o a manos del hampa de ciudadanos venezolanos, a diario. Y considerando  que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) es el único órgano de coordinación demócrata nacional vigente, así entonces nos corresponde como demócratas propender a la corrección de este rumbo tan errático  que solo conduce a la perpetuación de la dictadura socialista en gobierno.

En tal sentido caben algunas puntualizaciones. Que una dictadura socialista tan destructiva como la vigente en Venezuela se mantenga en el poder, debería de por sí  llamar a la reflexión de la directiva  nacional de la Mesa de la Unidad Democrática. Pero, el que esa misma dictadura aún goce de un grado de apoyo popular digno de consideración, es prueba irrefutable de un fallo mayor por parte de quienes están llamados a confrontarla y vencerla políticamente.

En lugar de ello, la actual directiva de la MUD al igual que su precedente, se ha dedicado a sostener  la tesis de la ¨normalidad democrática¨ basada en la simple crítica pública y en el calendario electoral, frente a un régimen notoriamente dictatorial, que califica indudablemente a la presente postura nacional de la Mesa de la Unidad Democrática como colaboracionista con el socialismo en gobierno, con las consecuencias  que de ello derivan  para la población venezolana.

A los argumentos públicamente esgrimidos por la directiva nacional de la Mesa de la Unidad Democrática, tanto la anterior como la vigente, para tal colaboracionismo, fundándose en la necesidad de evitar la violencia criminal del socialismo cuando es gobierno, o bien la conveniencia de esperar  por un mayor desgaste en la popularidad gubernamental, la realidad   los volvió trizas, pues la violencia socialista solo por vía del hampa desbordada ha diezmado a Venezuela a un ritmo solo visto en naciones bajo guerra, algo que solo tiende a empeorar; en cuanto a la popularidad gubernamental, es sabido por la experiencia, que una dirigencia silente en tiempos de ¨normalidad democrática¨, lo será aún más ante la represión más brutal.

De allí que, nos unimos al llamado de tantos venezolanos  que a lo largo y ancho del territorio patrio claman por un cambio de rumbo para la directiva nacional de la Mesa de la Unidad Democrática, para que comience así a llamar las cosas por su nombre, accionando en consecuencia, hasta generar un nivel de presión política tal, que obligue al régimen gobernante  a someterse a la Constitución. De persistir la estrategia vigente, de nada útil a la causa democrática servirán las inminentes elecciones primarias ni las venideras parlamentarias ¡FUERA EL SOCIALISMO¡ Ora y labora .
                  




miércoles, 15 de abril de 2015

El Tigre,  viernes 10 de abril de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
11 de abril 2002: Inicio de la dictadura

Realidad histórica que tanto el socialismo en gobierno como su colaboracionismo demócrata pretenden que olvidemos, conditio sine qua non para la perpetuación de esta desgracia.

Pero cómo olvidar la oportunidad en que más cerca estuvo el pueblo venezolano de librarse  en definitiva de este horror socialista, allá en su etapa  más incipiente. Eso es imposible; pasan los años y continúa fresco el camino  libertario trazado por los miles de patriotas que marchando  con civismo y valentía por todo el centro de Caracas retaron el poder de un tirano en ciernes: Hugo Chávez Frías. Y fue solo entonces cuando el prenombrado teniente coronel mostró el  único desiderátum  socialista cuando está en gobierno: ¨Seguir al mando¨.

Así pues, con su lenguaje  pendenciero, en vivo y directo, por televisión nacional, ese militar socialista promovió la violencia asesina que cegaría la vida de 20 venezolanos inocentes, dejando heridos a  más de 100,  el comienzo para otra dictadura socialista en América Latina. 

Los eventos subsiguientes, a saber: La desobediencia legítima y debida de la fuerza militar,  la renuncia del tirano Hugo Chávez, y el  fugaz  gobierno de transición democrática encabezado por Pedro Carmona Estanga, constituyen hitos invaluables para calibrar en su justa medida  la amenaza perenne  contra la humanidad  representada por la ideología socialista, siempre de la mano con la mentira y la violencia, capaz de torcer incluso el rumbo en la historia de los pueblos  que luchan por su libertad.

Hoy, esos mismos socialistas, los criminales, traidores, cobardes y afines que hace 13 años sirvieron de acicate para el inicio formal de este horror, derraman ¨lágrimas de sangre¨  ante su craso error. Basta con ver el ejemplo  del actual  Raúl Isaías Baduel,  para así  entender que ¨El crimen no paga¨.  ¡NI UN  PASO ATRÁS¡ Ora y labora.
 
                                     


lunes, 30 de marzo de 2015

Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
La dictadura: ¨Tranquila y sin nervios¨

Más nos vale reconocerlo y así poder mejorar. Los fracasos del socialismo en gobierno están subsanándose, gracias de los fallos políticos garrafales de una dirigencia demócrata nacional ineficiente como ente colectivo para ¨cobrar¨ los desastres típicos a esta ideología cuando es gobierno.

Las causas para tales fallos, por parte del liderazgo demócrata nacional, quedan a la libre imaginación de cada venezolano, pero el hecho cierto es la consolidación de un régimen socialista que no tiene parangón histórico en cuanto a su incapacidad gubernativa. Lo anterior, relevado de toda prueba  por ser ya un hecho público, notorio y comunicacional, es otro llamado de atención respecto a la necesidad  patria  de un nuevo rumbo para el movimiento demócrata nacional.

Es indispensable que un ¨giro de timón¨ en la política demócrata nacional asuma ab initio un discurso que califique a este régimen gobernante conforme a su real naturaleza: Dictadura de tendencia socialista. Lo cual permitirá a la población venezolana asumir una posición cónsona con las tácticas y estrategias necesarias a la recuperación de la democracia.

En tal sentido demandamos un movimiento demócrata nacional coherente en su discurso respecto a los derechos humanos,  muy distinto a la inmoral indecisión del presente, verbigracia: Lo visto, ante la circunstancia de un país extranjero (EUA) que en defensa de tales principios del Derecho Internacional  Público, decidió  sancionar civilmente a 7 venezolanos con bienes en dicha nación, en razón de violaciones a derechos humanos  cometidas por tales, en Venezuela,  ello en consonancia con los tratados internacionales que rigen la materia.

Tales incoherencias son el reflejo de una política demócrata ambigua, incapaz de poner fin al socialismo en gobierno, y por ende debe ser superada, para dar paso a una dirigencia demócrata nacional en disposición y capacidad para conducir un proceso que restaure la vigencia efectiva de la Constitución, dejando de lado esa política  colaboracionista, inmoral y antipatriota, que a partir del RR de 2004 es práctica común de la dirigencia demócrata nacional, ante un régimen socialista que en lugar de la ¨asfixia¨ que le correspondería  padecer en razón de su inviabilidad politica, se evidencia ¨tranquilo y sin nervios¨. ORA y LABORA.



jueves, 26 de marzo de 2015

El Tigre, viernes 20 de marzo de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
¿Primarias MUD otra oportunidad perdida?

Todo indica que sí, vista como ha sido la precampaña. Ya veremos la campaña. Porque luego de 14 años de dictadura socialista -si la contamos desde el 11 de abril de 2002- no caben las pretensiones  sin acciones que acrediten. Sería muy distinta la percepción si el ambiente electoral del presente venezolano tuviera una similitud mayor  con la Nicaragua de 1990.

Porque la actual es una pre-campaña marcada por el pánico de una dirigencia demócrata nacional  renuente salvo excepciones, a esa ¨prueba de fuego¨ llamada prisión política, que luce más proclive a la humillante cohabitación aun cuando ello implique claudicar a su más lógica pretensión: Ascender al  poder político por cualquier vía constitucional, vista la colosal pérdida de apoyo popular por parte del PSUV, organización politica de la dictadura.

Lo anterior retrata un callejón sin salida  para quienes estaban  llamados a protagonizar una de  las páginas más gloriosas en la historia de la República de Venezuela, pero que sin embargo se están viendo  condenados por los mismos vicios y taras que hicieron posible el advenimiento del socialismo hoy en gobierno.

Sin embargo, lo que en el papel luce como otra ¨Crónica  de una muerte anunciada¨, bien puede resultar en distinta realidad, habida cuenta los imponderables, tan usuales al quehacer humano, sobremanera en la politica. Es así como los pasajes más brillantes en la historia de la humanidad  se hallan repletos de ejemplos donde las derrotas a priori  más certeras, devienen en victorias inconmensurables, verbigracia: ¨La Batalla de las Queseras del Medio¨ llevada a cabo el  2 de abril de 1819 en esta misma tierra venezolana.

Pero, ese viraje tan necesario al tiempo presente, exige, cómo negarlo, de un profundo propósito de enmienda politica por parte de una dirigencia demócrata nacional que a partir del RR de 2004  no ha superado su complejo de inferioridad ante el socialismo en gobierno. Imponer el advenimiento de una dirigencia demócrata nacional a la altura de tan graves  circunstancias, es tarea de cada patriota venezolano  que entienda  a la Constitución como su manual de ruta a la libertad, y sea capaz de comprender que la renuncia del usurpador Nicolás configura la necesidad  más urgente. ¿Por qué no  hacer de las primarias el detonante inicial en lugar de un nuevo circo electoral? Ora y labora.




lunes, 9 de febrero de 2015

Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy

El socialismo asesinándonos en vivo

Este 2015 nos  permite certificar  la claudicación del socialismo en gobierno como opción de bienestar para Venezuela,  para convertirse  simplemente en  otra tiranía socialista aferrada al poder al costo de lo que sea, y ese ¨lo  que sea¨ pasa invariablemente por la esclavitud del pueblo venezolano, calcando así al modelo castro-comunista cubano.

De lo anterior no existe duda razonable a Dios gracias, lo que nos permite sin cortapisa el concentrarnos en el trabajo de recuperar la democracia perdida, a la  brevedad posible, sin necesidad de brindar explicaciones innecesarias en torno al porqué resulta indispensable salir del socialismo si es que pretendemos vivir en Venezuela como  país civilizado. En tal escenario solo cabe la interrogante del cómo a la fecha presente el régimen aún se  mantiene en el poder, considerando  el fracaso gubernativo en todos los ámbitos  de gestión.

Tan cierto lo anterior que ya es sabido el como nuestra actual crisis nacional supera con creces lo que había sido el escenario socio-político  más caótico de la Venezuela contemporánea, el llamado ¨Caracazo¨ de  febrero de 1989, motines que arrojaron un saldo trágico de ingrata recordación, derivado precisamente de una situación económica ciertamente negativa en comparación a los estándares de vida  en  la  otrora ¨Venezuela Saudita¨. Es el caso  que hoy en día, en este país bajo dictadura socialista, los venezolanos en general nos hallamos bajo libertad condicional, propensos a  morir de hambre, enfermedad o a manos del hampa, independientemente de las posibilidades socio-económicas de cada  quién, lo que se puede traducir en una sola palabra: ¨Supervivencia¨.

Cuando una sociedad alcanza tal condición de barbarie  a manos de un régimen que a lo largo de 16 años tuvo todas las oportunidades para hacer de este país  todo un ejemplo a seguir, a  los patriotas venezolanos solo nos resta el levantarnos día tras día con la convicción de seguir trabajando  con denuedo por la renuncia de Nicolás ¨El Usurpador¨, ello conforme al artículo 333 de la Carta Magna. ORA y LABORA.



lunes, 12 de enero de 2015

El Tigre, sábado 10 de enero de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Cualquier vía constitucional es buena.

Indudablemente cualquier vía de las establecidas en la Constitución de la República en lo relativo al cambio de régimen político en Venezuela, es buena y válida para legitimar la liberación nacional. Al tiempo presente en medio de la profundización del caos socialista en gobierno, resulta pertinente para la causa de la liberación nacional, el aceptar la aplicación de uno cualquiera de los mecanismos que al efecto consagra la Carta Magna, en el entendido  que solo estos garantizan una salida civilizada al presente horror.

Lo decimos para salirle al paso al colaboracionismo criollo empecinado  en la vía electoral como la única con validez para recuperar la democracia, algo del todo incierto desde  el punto de vista constitucional y político. A saber, tanta validez jurídica tendría la renuncia al poder político por parte del usurpador Nicolás Maduro Moros, como una eventual realización de cualquier evento electoral relativo al poder político nacional. Sobremanera entendiendo que al tiempo presente el Poder Público Nacional está bajo el absoluto control del PSUV, lo que hace nugatoria la activación de cualquier mecanismo dependiente del Estado a los fines de la liberación nacional.

Así entonces resulta imperativo a la causa democrática hacer ¨oídos sordos¨ ante quienes maliciosamente pretenden ¨vendernos¨ como única la vía electoral para la salida a la vigente dictadura socialista, cuando es bien sabido que bajo estas tiranías toda elección de trascendencia política es objeto de fraude oficial, como lo demuestra nuestra historia reciente; por tanto la vía electoral en tales escenarios no pasa de ser un medio de protesta,  útil en la medida de nuestra propia capacidad de presión política, verbigracia: Las elecciones presidenciales de la República de Nicaragua para el año 1990, con victoria de la demócrata Violeta Chamorro, fue un triunfo reconocido por el socialismo allá gobernante solo en razón de la presión política: popular, armada e internacional,  que hacía improbable una  negativa socialista. Ora y labora
                                                                                         



lunes, 5 de enero de 2015

El Tigre, viernes 02 de enero de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Socialismo: Un enemigo existencial

Lo es para Venezuela y el mundo civilizado, algo certificado por la historia universal, un problema que en la Patria de Bolívar aún no logramos resolver. Y tal dificultad estriba sin dudas en nuestra vigente incapacidad como sociedad para calibrar en su justa medida la antedicha  realidad política, debido en mucho a la dirigencia demócrata colaboracionista que hasta el momento hemos merecido,  justo al tiempo presente cuando con vital urgencia  requerimos de un  liderazgo  excelente.

A todo evento más allá de la necesaria  identificación del mal representado en el socialismo y  su aliado, el colaboracionismo criollo, resulta impostergable  profundizar en la concientización social en torno  a la naturaleza criminal de la  ideología que nos gobierna y por ende en la necesidad de emplear métodos constitucionales eficientes,  para salir de esta.

Dicho proceso de formación cívica en pro de la liberación nacional  pasa por una etapa en la   que todo patriota venezolano internalice que el socialismo cuando es gobierno  solo entrega el poder cuando  le resulta más costoso  retenerlo  que  devolverlo, no antes, de allí  la necesidad patriótica de potenciar cualquiera de los mecanismos constitucionales de cambio político, empleando con fundamento  la ¨carta¨ de la ingobernabilidad, en tanto el socialismo se empeñe  en  mantenerse en el poder.

Lo anterior, una conclusión de Perogrullo, tiene en el colaboracionismo criollo su más grande adversario luego del socialismo, por razones  siempre deleznables contrarías a la liberación nacional, que solo vale mencionar en la medida de nuestra necesidad de combatirlas ideológicamente.

Así entonces observamos  -no sin antes sentir náuseas-  ese empeño del colaboracionismo criollo por centrar el debate político en la celebración de  comicios para la Asamblea Nacional, a realizarse tentativamente para fines de 2015, siempre bajo un discurso de normalidad democrática  que ofende a cualquier venezolano de a pie, obligado como está a sobrevivir en medio del hambre, la enfermedad y el hampa, promovida esta por la dictadura socialista en gobierno,  que ha hecho de Venezuela el hazmerreír del mundo entero.

¿Cómo pretenden hacernos creer que un régimen capaz de asesinar  venezolanos por televisión, en vivo y directo tal como han hecho desde el 11 de abril de 2002, va a  desistir de cometer fraude en todas aquellas elecciones  que le signifiquen la pérdida del poder, práctica común de esta tiranía a partir del RR de 2004?

No podemos descartar ninguna vía constitucional para ¨La Salida¨, pero tampoco debemos aceptar luchas bajo las condiciones  que fije un régimen criminal con 12 años de experiencia   en  farsa y  asesinato.

Cada patriota venezolano tiene el deber constitucional de contribuir a despojar al socialismo de ese disfraz de legitimidad democrática que tan útil le ha resultado,  denunciando entonces  en  todo tiempo y lugar la dictadura que hoy nos humilla y que debe terminar. El discurso de la resistencia democrática, manifiesto con pertinencia y continuidad, hará inminente la liberación nacional por vía de la Carta Magna, vale la pena el esfuerzo. Ora y labora.