martes, 25 de noviembre de 2014

El Tigre, viernes 21 de noviembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy

El poder de la palabra…verdadera
Sobre este asunto del poder de las palabras fundadas en realidades es mucha la literatura científica y política disponible, sin embargo la aplicación fáctica de tal certeza en Venezuela está muy lejos de alcanzar el nivel de eficiencia requerido por la causa de la democracia. Por el contrario, la sociedad venezolana en especial nuestra dirigencia demócrata, permite que  el discurso  socialista, siempre fundado en la mentira, se entronice como instrumento de poder.

Así entonces fue evidente como, bien iniciada  la  tiranía socialista en gobierno, es decir a  partir del 11 de abril de 2002 la tolerancia ante la mentira oficial en boca del tirano Hugo Chávez, dio lugar a su aceptación tácita e incluso a su reiteración generalizada, dando así la razón al adagio históricamente atribuido al jefe de la propaganda nazi, relativo a  la conversión de  una mentira en verdad a través de su reiteración. Como prueba de ello tenemos la farsa del régimen en relación a su propia génesis: El precitado 11 de abril.  Evento histórico de conocimiento  público, notorio y comunicacional, un clásico de la violencia política instigada por el discurso gubernamental, que por el solo mérito de ostentar el poder político en gobierno, ha devenido en ¨Otro Golpe de Estado de la Derecha¨, frase públicamente repetida incluso por connotados dirigentes demócratas venezolanos.

A partir de allí, resultaba obvio que las pretensiones socialistas en materia de farsa serian de naturaleza ilimitada,  tal y como lo certifica la vigente ¨Guerra económica¨,  que mantiene a una Venezuela postrada en medio de una región sudamericana cuya regla es el constante crecimiento y la prosperidad.

Vale entonces la aplicación inmediata de un instrumento de lucha democrático ampliamente certificado como eficiente: Decir la verdad política de la Venezuela presente, sin ofensas ni temores, porque llamando las cosas  por su nombre es como inicia el proceso de liberación nacional. Es tan demoledor el efecto de una verdad dicha frente a la tiranía, que en la Venezuela  del presente solo aquellos dirigentes que se han atrevido a proclamarla oportunamente han merecido el honor de la prisión política; recordemos el caso del año 2011 cuando el ex gobernador Oswaldo Álvarez Paz fue condenado por el delito de difusión de información falsa y el más actual, del patriota Leopoldo López imputado por instigación pública entre otros delitos, pero solo culpables  por decir verdades que incomodan a una dictadura.

Si bien las consecuencias por decir la verdad en tiempos de tiranía derivan en peligros para quienes la proclaman, no es menos cierto que el no hacerlo es garantía de  continuidad  para estos regímenes. De allí que no  podamos menos que invitar a todos los patriotas venezolanos, los que asumimos a esta tierra como único hogar, proclamemos en todo momento y lugar, con la pertinencia a que nos obliga la prudencia: Que en Venezuela gobierna es una dictadura, y no la democracia  que está en la Constitución. Por ese camino estará  más cercano el día cuando la dirigencia demócrata nacional se atreva a emplear un discurso con base a la verdad, y accionando en consecuencia. ¨Con la verdad ni ofendo ni temo¨. José Gervasio Artigas (1764-1850). Militar y estadista uruguayo, máximo prócer de la independencia de Uruguay. Ora y Labora.




                                     

lunes, 17 de noviembre de 2014

El Tigre, viernes 14 de noviembre de 2014
 Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El socialismo: Vía segura a la  miseria

Lo anterior, es una verdad de Perogrullo, por ende bien conocida por toda la dirigencia demócrata nacional, sin embargo salvo las honrosas excepciones de patriotas como Leopoldo López y María Corina Machado que entre otros se atreven a llamar las cosas por su nombre, el grueso de nuestro liderazgo demócrata se esmera por ocultar una realidad que nos golpea desde el 11 de abril de 2002: Estamos bajo una dictadura llamada socialismo, encabezada por otro dictador: Nicolás Maduro Moros.

Ratificar en público y en privado tan notoria verdad tiene un efecto político tal que la diferencia de trato entre los dirigentes que se atreven a proclamarla y los que no, por parte del régimen en gobierno salta a la vista: Por un lado Leopoldo y María Corina, el uno prisionero político, la otra despojada de su legítima condición de parlamentaria, y por el otro, una pléyade política democrática  cuyo diario discurso en poco hace diferencia con el acostumbrado en el mundo libre.

Cuan diferente sería el panorama político nacional si todo el movimiento democrático criollo asumiera como propio el proclamar la naturaleza dictatorial del socialismo en gobierno, y  accionase en consecuencia. Pero no. Mientras el régimen somete a diaria tortura a este cuerpo social llamado Venezuela, en los modos y maneras más sádicas que pudiera concebir la ciencia política universal, matando al venezolano de hambre, enfermedad y a manos del hampa, tal como lo certifican todos los estándares internacionales especializados, el grueso de la dirigencia demócrata nacional se afana en promover la celebración de comicios parlamentarios nacionales ¡pautados para dentro de un año¡, sin reparar ni por un segundo en público, en el control electoral absoluto que  mantiene la  dictadura socialista en gobierno.

El precitado control electoral, - por solo citar el más vinculado a la temática de moda entre el colaboracionismo criollo-, ha sido garante de los ¨triunfos electorales¨ socialistas desde el 2004 hasta el presente, en todos y cada uno de  los eventos comiciales que le resultaban de interés, entiéndase: Presidenciales, parlamentarias nacionales y referendos (Incluso cuando aceptan derrota, porque igual se imponen) habida cuenta las sempiternas irregularidades electorales  igualmente certificadas: voto ilegal, ventajismo y violencia, en grado tal, que en cualquier democracia del mundo implicaría la nulidad comicial.

Ante ello ratificamos nuestro llamado patriótico al ejercicio cabal del artículo 333 de la Carta Magna en virtud del cual es nuestro deber el contribuir al restablecimiento de su efectiva vigencia, y ello pasa por redoblar esfuerzos para que la realidad política venezolana pase a ser base en el discurso para toda la dirigencia demócrata nacional, algo solo posible cuando los independientes, militantes, simpatizantes y amigos de nuestra dirigencia demócrata nacional, les hagamos entender su deber como políticos, de hablar con la verdad, asumiendo el debido costo por ello. ¨La verdad os hará libres¨. Del santo Evangelio según san Juan 8, 31-42. Ora y Labora.




lunes, 3 de noviembre de 2014

El Tigre, viernes 31 de octubre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El socialismo y su teatro

El teatro armado desde hace tanto por el socialismo en gobierno también se  tambalea. Es así por cuanto  la mentira, la violencia,  el latrocinio, y el colaboracionismo, en ese mismo orden, tienen fecha de caducidad.

Como es bien sabido un estafador de la talla de Hugo Chávez no era de fácil reemplazo, así entonces la mentira oficial terminó perdiendo el efecto de otrora. Sobre la violencia socialista, lejanos aquellos  días en que esta era ejercida con  quirúrgica precisión, la suficiente como para amedrentar la rebeldía inherente a todo pueblo humillado, verbigracia: Las confiscaciones de empresas privadas altamente productivas  por parte de la fuerza militar socialista; para dar lugar a la brutalidad del presente, a manos de grupos paramilitares igualmente socialistas, denominados con el eufemismo: ¨Colectivos¨.

Sobre el dinero público empleado para comprar conciencias sin dignidad (un latrocinio)  basta con mencionar la importante caída en el precio de venta internacional del barril de petróleo venezolano,  para entender  la grave crisis  de tan  importante ¨factor¨ en el sostenimiento  de la tiranía.

Más sin embargo la mayor de las debacles tiene su epicentro en el necesario colaboracionismo criollo. Ese que a partir de 2004 le garantizaba al régimen su fachada democrática vía pantomimas electorales, hoy se hunde al ritmo del PSUV. Y  no podía ser de otra manera pues atentaba  en contra de la razón esa  preeminencia politica de quienes a la fecha de hoy continúan negando discursivamente la naturaleza tiránica del socialismo, y actuando en consecuencia son los que claman por la celebración de elecciones parlamentarias, en las condiciones que imponga el régimen, sin importar la Constitución.

Ante ello, la resistencia democrática activa, encabezada por los patriotas Leopoldo López y María Corina Machado, se alza impetuosa a lo largo de todo el territorio nacional, trabajando por el restablecimiento de la democracia, mediante el respeto a la soberanía popular conforme a la Carta Magna, sea por vía de Asamblea Nacional Constituyente, renuncia del usurpador Nicolás Maduro Moros o bien con la protesta pública, pacífica y no armada. Cada día somos más los venezolanos dispuestos a pagar el alto costo por la liberación nacional ¡PROHIBIDO OLVIDAR¡ ORA y LABORA. 

  

lunes, 20 de octubre de 2014

El Tigre, viernes 17 de octubre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Los pueblos siguen a los valientes

Frase repetida hasta la saciedad, que no por ello pierde vigencia en la Venezuela de hoy. A pasos agigantados la tiranía en gobierno exhibe sus miserias políticas, esas que siempre inhabilitan al socialismo para gobernar con legitimidad.  A ese mismo ritmo, su ¨fiel escudero¨ es decir el colaboracionismo criollo, sigue afanado  en hacernos creer  la posibilidad de un cambio político por vía institucional, como si los 12 años de tiranía socialista en gobierno fueran en vano.

Así entonces  nos ¨venden¨ la idea de elecciones parlamentarias,  pero siempre  aceptando ¨sin chistar¨  las reglas de juego  que establece la dictadura, como si esta pudiera concebir su derrota comicial en algún evento electoral de su interés. De tal  manera que, socialismo y colaboracionismo siguen la ¨ruta electoral¨ como si aquí no pasara nada, desdeñando incluso cualquier atisbo de crítica contra una Poder Electoral propiedad del PSUV, algo que anula de plano a esa dirigencia colaboracionista para cualquier acción de rebelión electoral como las tantas que en la historia contemporánea han hecho posible una restauración democrática.

Pero en la acera de enfrente sí tenemos a un liderazgo patriota, que encabezado por valientes como Leopoldo López y María Corina Machado, ratifica que Venezuela es tierra de libertadores y no de esclavos. Enfrentados como están a un régimen socialista  que es vergüenza no solo para la Venezuela decente, sino además para todo el género humano, no podían menos que declarar irrelevantes a todas  y cada una de las instituciones  políticas de un sistema que siempre se ha valido de tales para perpetuarse en el poder, así entonces comprendemos el gran esfuerzo de ese liderazgo por canalizar el cambio político sea vía constituyente, renuncia del tirano o protesta popular, todas dentro del marco constitucional, para brindar así legitimidad a la inminente liberación nacional. ¨No hay paz sin justicia. No hay justicia sin perdón¨. San Juan Pablo II. ORA y LABORA


lunes, 13 de octubre de 2014

El Tigre, viernes 10 de octubre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El colaboracionismo y su trampa

Pasan los días, semanas y meses y el tiempo parece detenerse  ante los desmanes del socialismo en gobierno. Quedó  hecha trizas  la leyenda sobre aquella supuesta ¨magia única¨ del difunto tirano Hugo Chávez, que le permitía sostenerse en el poder. No existía tal sortilegio, el impresentable Nicolás Maduro así lo certifica, lo que si es un hecho, es la incapacidad y la inmoralidad del grueso de nuestra dirigencia demócrata nacional que salvo contadas excepciones como los patriotas  Leopoldo López y María Corina Machado,  destaca solo por su afán de figurar, pero sin ¨molestar¨ a la dictadura socialista gobernante.

Prueba de ello la tenemos sin duda en el discurso político pro convivencia e impunidad característico de esa mayoría entre el liderazgo demócrata, solo útil a la perpetuación del régimen. De allí qué no perdamos el tiempo intentando concertaciones con quienes de plano han tomado su decisión. Aquel  dirigente político negado a sacrificar su bienestar en favor de la libertad de su pueblo,  pasa entonces a convertirse en principal obstáculo al logro del objetivo: La liberación nacional; tal como observamos a la fecha presente con muchos de quienes habiendo sido llamados por la historia para guiarnos en el camino a la recuperación de la democracia, degradaron en burdos cooperantes de esta dictadura,  con un discurso y un accionar propio de quienes pretenden vivir  en la normalidad democrática de la República de Venezuela,  y no en este ¨infierno socialista¨.

Así entonces, concentrémonos en fortalecer  la convicción de lucha en medio de nuestras filas patriotas, en la certeza de nuestra añeja mayoría popular, y esforcémonos en sumar a quienes habiendo aprendido  la dura lección del socialismo en gobierno, proceso de esclavitud, están dispuestos a pagar su cuota debida al precio de la libertad.  Allí tenemos el potencial suficiente y necesario para restaurar la democracia. Bien lo dice el adagio: ¨Mejor solos que mal acompañados¨. ORA y LABORA.

  

lunes, 29 de septiembre de 2014

El Tigre, viernes 26 de septiembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Unidad en torno a valores vs dictadura

Ese y no otro ha sido el planteamiento base que dio lugar a todas las organizaciones multipartidistas demócratas surgidas  en Venezuela a partir de la ¨Masacre del Silencio¨ el 11 de abril de 2002.

Idea de indiscutible lógica y exitosa experiencia tanto acá en nuestro país con la Junta Patriótica de 1957 contraria al dictador Pérez Jiménez, como en América Latina donde destaca la  ¨Concertación de Partidos por la Democracia¨ —conocida también como Concertación- en Chile, disidente al dictador Augusto Pinochet.

Sin embargo en Venezuela, salvo en el lapso que va de 2002-2003 una tendencia colaboracionista ha logrado imponer un criterio por demás absurdo según el cual este régimen político iniciado aquel 11 de abril no debe considerarse una dictadura y por ende el discurso y el accionar del movimiento demócrata organizado debe desarrollarse  en consecuencia, es decir aceptar las reglas de juego político fijadas por el poder constituido, con los resultados ya conocidos.

Resulta obvio que, una vez padecidas verdaderas tragedias como:  La precitada ¨Masacre del Silencio¨, los eventos electorales siempre fraudulentos promovidos desde entonces por el régimen cuando  está en juego el poder (Presidenciales y Asamblea Nacional), el total secuestro del Estado por parte del socialismo gobernante, la reciente represión criminal en contra de la protesta pública, pacífica y no armada promovida por el movimiento denominado ¨La Salida¨, con su saldo de fallecidos, heridos, prisioneros y exiliados,  aunado al caos reinante donde los venezolanos sentimos la muerte a diario sea por hambre, enfermedad o a manos del hampa, realidad certificada conforme a estándares socio-políticos  internacionales, el que aún entonces tenga preeminencia  la referida tendencia colaboracionista en el seno de la coalición demócrata organizada  evidencia a las claras,  la necesidad de constituir la unidad democrática  pero  en torno a valores.

Llegamos a esta conclusión después de analizar el escenario político actual que impone a los demócratas venezolanos la inmediata  reacción ante el fortalecimiento opresivo de un régimen que se sabe huérfano de apoyo popular, y que tiene precisamente  en su postulado socialista la pauta para doblegar a los pueblos a través del hambre, la enfermedad y el miedo.

Por todo ello, nos unimos al llamado de tantos venezolanos en pro de la concreción de un gran frente por la recuperación de la democracia dirigido por quienes han demostrado de palabra y obra su compromiso pleno con la liberación nacional, siempre conforme a la Carta Magna. Entendemos que el Congreso Ciudadano convocado para el venidero 4 de octubre será el escenario que de inicio a esa nueva estructura política que enfrente con éxito a un régimen socialista que no cesará en su empeño de esclavizar a Venezuela. ORA y LABORA.


lunes, 25 de agosto de 2014

El Tigre, sábado 22 de agosto de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Así es el socialismo cuando gobierna

Escasez de productos esenciales a la vida humana, la más alta inflación del mundo,  violencia criminal desenfrenada, amenazas de aumento de la gasolina,  planificación del control de compras a través de capta-huellas para los consumidores, violencia física contra los presos políticos, persecución contra los dirigentes de la resistencia democrática; todo ello por  parte de una dictadura que en 12 años  -contando desde la masacre del 11 de abril- ha desperdiciado  los mayores ingresos de la historia petrolera venezolana. Era de esperarse y esto es solo el comienzo, se trata del socialismo cuando es gobierno.

Porque siempre será peor mientras el socialismo gobierne, lo dice la historia, como también nos dice que ello sólo tendrá lugar en tanto dichos regímenes adolezcan  de una resistencia política capaz de frenar y eventualmente someter con la fuerza popular  a tan pérfida doctrina en su perpetuo afán de esclavizar.

Es ese el caso venezolano. Qué podíamos esperar en nuestro país cuando superada como ha sido la primera etapa de ¨La Salida¨, movimiento patriota de protesta pública, pacífica y no armada que logró despertar la conciencia de los venezolanos en pro de la liberación nacional, pagando sí un alto precio en fallecidos, lesionados, prisioneros y perseguidos políticos,  observamos con estupor que el grueso de la dirigencia demócrata nacional se esfuerza por destacar como ¨oposición¨,  legitimadora  de una tiranía,  cuando  le corresponde actuar como resistencia, resistencia democrática activa.

Porque ¿Cuándo una dictadura socialista fue defenestrada por su oposición? Respuesta: nunca. Por cuanto  la sola crítica ante una situación siempre apocalíptica, que pretende converger hacia procesos electorales como vía de cambio político, nunca resultará suficiente para ganar la democracia, ello en virtud de la incapacidad intrínseca de una oposición para ¨quebrar¨ el absolutismo de todo régimen socialista.

Tal cosa solo es posible a través de un movimiento de resistencia democrática, que dejando de lado conciliaciones inmorales, comience por llamar las cosas por su  nombre, en todo momento, lugar y circunstancia, con la pertinencia del que  habla con la verdad.

En tanto exista una mayoría de dirigentes demócratas que en complicidad con el régimen  llamen democracia a otra dictadura, y consideren Presidente a un usurpador, resultará imposible la organización popular necesaria a la salida constitucional de la tiranía. De allí la importancia por concretar el Congreso Ciudadano, pautado para el venidero mes de octubre, escenario inmejorable para que la sociedad democrática organizada exprese sin cortapisas la auténtica visión de cambio hacia la liberación nacional, alejada como debe estar del colaboracionismo opositor, siempre aliado al socialismo esclavista. ¨El que se cansa pierde¨. ORA y LABORA.