jueves, 26 de marzo de 2015

El Tigre, viernes 20 de marzo de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
¿Primarias MUD otra oportunidad perdida?

Todo indica que sí, vista como ha sido la precampaña. Ya veremos la campaña. Porque luego de 14 años de dictadura socialista -si la contamos desde el 11 de abril de 2002- no caben las pretensiones  sin acciones que acrediten. Sería muy distinta la percepción si el ambiente electoral del presente venezolano tuviera una similitud mayor  con la Nicaragua de 1990.

Porque la actual es una pre-campaña marcada por el pánico de una dirigencia demócrata nacional  renuente salvo excepciones, a esa ¨prueba de fuego¨ llamada prisión política, que luce más proclive a la humillante cohabitación aun cuando ello implique claudicar a su más lógica pretensión: Ascender al  poder político por cualquier vía constitucional, vista la colosal pérdida de apoyo popular por parte del PSUV, organización politica de la dictadura.

Lo anterior retrata un callejón sin salida  para quienes estaban  llamados a protagonizar una de  las páginas más gloriosas en la historia de la República de Venezuela, pero que sin embargo se están viendo  condenados por los mismos vicios y taras que hicieron posible el advenimiento del socialismo hoy en gobierno.

Sin embargo, lo que en el papel luce como otra ¨Crónica  de una muerte anunciada¨, bien puede resultar en distinta realidad, habida cuenta los imponderables, tan usuales al quehacer humano, sobremanera en la politica. Es así como los pasajes más brillantes en la historia de la humanidad  se hallan repletos de ejemplos donde las derrotas a priori  más certeras, devienen en victorias inconmensurables, verbigracia: ¨La Batalla de las Queseras del Medio¨ llevada a cabo el  2 de abril de 1819 en esta misma tierra venezolana.

Pero, ese viraje tan necesario al tiempo presente, exige, cómo negarlo, de un profundo propósito de enmienda politica por parte de una dirigencia demócrata nacional que a partir del RR de 2004  no ha superado su complejo de inferioridad ante el socialismo en gobierno. Imponer el advenimiento de una dirigencia demócrata nacional a la altura de tan graves  circunstancias, es tarea de cada patriota venezolano  que entienda  a la Constitución como su manual de ruta a la libertad, y sea capaz de comprender que la renuncia del usurpador Nicolás configura la necesidad  más urgente. ¿Por qué no  hacer de las primarias el detonante inicial en lugar de un nuevo circo electoral? Ora y labora.




lunes, 9 de febrero de 2015

Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy

El socialismo asesinándonos en vivo

Este 2015 nos  permite certificar  la claudicación del socialismo en gobierno como opción de bienestar para Venezuela,  para convertirse  simplemente en  otra tiranía socialista aferrada al poder al costo de lo que sea, y ese ¨lo  que sea¨ pasa invariablemente por la esclavitud del pueblo venezolano, calcando así al modelo castro-comunista cubano.

De lo anterior no existe duda razonable a Dios gracias, lo que nos permite sin cortapisa el concentrarnos en el trabajo de recuperar la democracia perdida, a la  brevedad posible, sin necesidad de brindar explicaciones innecesarias en torno al porqué resulta indispensable salir del socialismo si es que pretendemos vivir en Venezuela como  país civilizado. En tal escenario solo cabe la interrogante del cómo a la fecha presente el régimen aún se  mantiene en el poder, considerando  el fracaso gubernativo en todos los ámbitos  de gestión.

Tan cierto lo anterior que ya es sabido el como nuestra actual crisis nacional supera con creces lo que había sido el escenario socio-político  más caótico de la Venezuela contemporánea, el llamado ¨Caracazo¨ de  febrero de 1989, motines que arrojaron un saldo trágico de ingrata recordación, derivado precisamente de una situación económica ciertamente negativa en comparación a los estándares de vida  en  la  otrora ¨Venezuela Saudita¨. Es el caso  que hoy en día, en este país bajo dictadura socialista, los venezolanos en general nos hallamos bajo libertad condicional, propensos a  morir de hambre, enfermedad o a manos del hampa, independientemente de las posibilidades socio-económicas de cada  quién, lo que se puede traducir en una sola palabra: ¨Supervivencia¨.

Cuando una sociedad alcanza tal condición de barbarie  a manos de un régimen que a lo largo de 16 años tuvo todas las oportunidades para hacer de este país  todo un ejemplo a seguir, a  los patriotas venezolanos solo nos resta el levantarnos día tras día con la convicción de seguir trabajando  con denuedo por la renuncia de Nicolás ¨El Usurpador¨, ello conforme al artículo 333 de la Carta Magna. ORA y LABORA.



lunes, 12 de enero de 2015

El Tigre, sábado 10 de enero de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Cualquier vía constitucional es buena.

Indudablemente cualquier vía de las establecidas en la Constitución de la República en lo relativo al cambio de régimen político en Venezuela, es buena y válida para legitimar la liberación nacional. Al tiempo presente en medio de la profundización del caos socialista en gobierno, resulta pertinente para la causa de la liberación nacional, el aceptar la aplicación de uno cualquiera de los mecanismos que al efecto consagra la Carta Magna, en el entendido  que solo estos garantizan una salida civilizada al presente horror.

Lo decimos para salirle al paso al colaboracionismo criollo empecinado  en la vía electoral como la única con validez para recuperar la democracia, algo del todo incierto desde  el punto de vista constitucional y político. A saber, tanta validez jurídica tendría la renuncia al poder político por parte del usurpador Nicolás Maduro Moros, como una eventual realización de cualquier evento electoral relativo al poder político nacional. Sobremanera entendiendo que al tiempo presente el Poder Público Nacional está bajo el absoluto control del PSUV, lo que hace nugatoria la activación de cualquier mecanismo dependiente del Estado a los fines de la liberación nacional.

Así entonces resulta imperativo a la causa democrática hacer ¨oídos sordos¨ ante quienes maliciosamente pretenden ¨vendernos¨ como única la vía electoral para la salida a la vigente dictadura socialista, cuando es bien sabido que bajo estas tiranías toda elección de trascendencia política es objeto de fraude oficial, como lo demuestra nuestra historia reciente; por tanto la vía electoral en tales escenarios no pasa de ser un medio de protesta,  útil en la medida de nuestra propia capacidad de presión política, verbigracia: Las elecciones presidenciales de la República de Nicaragua para el año 1990, con victoria de la demócrata Violeta Chamorro, fue un triunfo reconocido por el socialismo allá gobernante solo en razón de la presión política: popular, armada e internacional,  que hacía improbable una  negativa socialista. Ora y labora
                                                                                         



lunes, 5 de enero de 2015

El Tigre, viernes 02 de enero de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Socialismo: Un enemigo existencial

Lo es para Venezuela y el mundo civilizado, algo certificado por la historia universal, un problema que en la Patria de Bolívar aún no logramos resolver. Y tal dificultad estriba sin dudas en nuestra vigente incapacidad como sociedad para calibrar en su justa medida la antedicha  realidad política, debido en mucho a la dirigencia demócrata colaboracionista que hasta el momento hemos merecido,  justo al tiempo presente cuando con vital urgencia  requerimos de un  liderazgo  excelente.

A todo evento más allá de la necesaria  identificación del mal representado en el socialismo y  su aliado, el colaboracionismo criollo, resulta impostergable  profundizar en la concientización social en torno  a la naturaleza criminal de la  ideología que nos gobierna y por ende en la necesidad de emplear métodos constitucionales eficientes,  para salir de esta.

Dicho proceso de formación cívica en pro de la liberación nacional  pasa por una etapa en la   que todo patriota venezolano internalice que el socialismo cuando es gobierno  solo entrega el poder cuando  le resulta más costoso  retenerlo  que  devolverlo, no antes, de allí  la necesidad patriótica de potenciar cualquiera de los mecanismos constitucionales de cambio político, empleando con fundamento  la ¨carta¨ de la ingobernabilidad, en tanto el socialismo se empeñe  en  mantenerse en el poder.

Lo anterior, una conclusión de Perogrullo, tiene en el colaboracionismo criollo su más grande adversario luego del socialismo, por razones  siempre deleznables contrarías a la liberación nacional, que solo vale mencionar en la medida de nuestra necesidad de combatirlas ideológicamente.

Así entonces observamos  -no sin antes sentir náuseas-  ese empeño del colaboracionismo criollo por centrar el debate político en la celebración de  comicios para la Asamblea Nacional, a realizarse tentativamente para fines de 2015, siempre bajo un discurso de normalidad democrática  que ofende a cualquier venezolano de a pie, obligado como está a sobrevivir en medio del hambre, la enfermedad y el hampa, promovida esta por la dictadura socialista en gobierno,  que ha hecho de Venezuela el hazmerreír del mundo entero.

¿Cómo pretenden hacernos creer que un régimen capaz de asesinar  venezolanos por televisión, en vivo y directo tal como han hecho desde el 11 de abril de 2002, va a  desistir de cometer fraude en todas aquellas elecciones  que le signifiquen la pérdida del poder, práctica común de esta tiranía a partir del RR de 2004?

No podemos descartar ninguna vía constitucional para ¨La Salida¨, pero tampoco debemos aceptar luchas bajo las condiciones  que fije un régimen criminal con 12 años de experiencia   en  farsa y  asesinato.

Cada patriota venezolano tiene el deber constitucional de contribuir a despojar al socialismo de ese disfraz de legitimidad democrática que tan útil le ha resultado,  denunciando entonces  en  todo tiempo y lugar la dictadura que hoy nos humilla y que debe terminar. El discurso de la resistencia democrática, manifiesto con pertinencia y continuidad, hará inminente la liberación nacional por vía de la Carta Magna, vale la pena el esfuerzo. Ora y labora.

  

lunes, 15 de diciembre de 2014

El Tigre, viernes 12 de diciembre de 2014
Ronny Padrón.
Democracia Cristiana Hoy
Demócratas criollos: ¿Chicha o limonada?
Las circunstancias nos obligan a grandes definiciones. Lo contrario implica a nuestro entender perpetuar la desgracia  del socialismo en el poder. Lo anterior viene a cuento en virtud del grave error que le ha significado al movimiento demócrata nacional soslayar el debate en torno a la naturaleza  política del régimen en gobierno.

Tal negación que alguna vez pudo entenderse como útil a la concreción de la unidad democrática  hoy se evidencia como grave obstáculo al logro de la liberación nacional. Ello  en razón de la imposibilidad fáctica para confrontar exitosamente a un gobierno que es dictatorial cuando menos desde el 11 de abril de 2002  empleando los  métodos típicos de una normalidad democrática, tal como propugna la mayoría dirigencial del movimiento demócrata criollo.

A partir de ese entonces, y cada vez en mayor grado, las diferencias de visión  política entre quienes estiman plausible el continuar haciendo una oposición democrática, propia de un régimen democrático de libertades como el vigente en Venezuela hasta 1998, y los que consideramos indispensable profundizar la resistencia democrática activa para la liberación nacional, se han hecho insalvables.

La contradicción táctica y estratégica alcanzó un punto tal que hace pertinente señalar como  necesario el formal deslinde,  en vista de la inutilidad implícita  de  mantener alianzas políticas donde persisten tan profundas diferencias conceptuales. Afirmamos sin ambages que la conceptualización del régimen actual como dictadura socialista constituye el centro de cualquier política dirigida a la recuperación de la democracia criolla, así lo entiende el liderazgo patriota encabezado por Leopoldo López y María Corina Machado, de allí  que  toda su tratativa política verse sobre la salida del régimen tiránico por cualquier mecanismo constitucional, sin descartar la renuncia al cargo por parte  del usurpador Nicolás Maduro Moros, siempre en el entendido que tales reglas de juego tienen observancia solo para el pueblo y para la resistencia democrática activa, jamás para una dictadura  cuya única norma válida es mantenerse en el poder.

En tal sentido  resulta procedente exponer la conveniencia de asimilar  la celebración de eventos electorales -siempre regidos por el CNE-PSUV- como oportunidades políticas,  que  a veces sirven para evidenciar la naturaleza fraudulenta de una dictadura e  incluso útil para  potenciar una legítima rebelión popular; es el caso de aquellas elecciones donde siempre resultará imposible vencer electoralmente debido el interés existencial del régimen en hacerlas suyas, verbigracia: Presidenciales y parlamentarias nacionales. En otras, para la ¨toma¨ de pequeñas parcelas de poder político, tal es el caso de concejalías, alcaldías o gobernaciones,  que en manos patriotas pueden pasar a constituir ¨trincheras¨ de resistencia política,  que debiliten puntualmente la hegemonía del socialismo en el Poder Público, siempre con miras en la recuperación de la democracia. La resistencia democrática activa está del lado correcto de la historia, ¿y tú? Ora y Labora.

                                                                                                                                                                             




lunes, 8 de diciembre de 2014

El Tigre, viernes 05 de diciembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
No existe un socialismo bueno
El título viene en razón a ese mito creado por socialistas interesados, repetido hasta la saciedad  cada vez que su ideología fracasa en gobierno, una regla que por cierto carece de excepción. Así entonces escuchamos en todo tiempo y lugar de esta Venezuela en ruinas, a los más variopintos personajes proclamar: ¨Esto no tiene nada de socialismo, el socialismo es otra cosa¨, pero siempre sin explicar  en qué consiste su  quimera.

Con ese cuento  barato pero eficiente,  los socialistas destrozaron a media humanidad durante el siglo pasado y están bien dispuestos a continuar su sempiterna misión de esclavizar  pueblos,  aquellos que incautos presten oído a sus atrayentes fábulas. Vale decir que el dictador venezolano  Hugo Chávez, -estafador de primera línea para más señas-  solo se declara socialista cuando hubo considerado que se encontraba afianzado en la cima del poder, ello ocurrió a partir del 11 de abril de 2002  fecha oficial de inicio para su tiranía socialista aún vigente. Tal circunstancia tiene su razón de ser en el absurdo que implica la tesis socialista bajo un régimen democrático, sobremanera en el mundo actual.

A partir de esa remembranza resulta fácil colegir la idea central del presente escrito: El socialismo tiene en la mentira su mejor arma, y en la verdad su peor enemigo. De tal  manera   que, es parte de nuestra labor patriótica en pro de la liberación nacional, el refutar puntualmente esas clásicas falacias socialistas, empleando para ello verdades objetivas, públicas notorias y comunicacionales, que desnuden en pleno a todo socialismo en gobierno, como sinónimo de hambre, enfermedad  y crimen, ello en virtud de su naturaleza contraria al ser humano, cuando postula una colectivización de los medios de producción, la degradación de la propiedad privada, su apología del igualitarismo y la hegemonía del Estado  por sobre la familia.

Por ello es menester proclamar que solo un régimen democrático de libertades está en real capacidad para promover el bien común en los pueblos así gobernados, sea bajo  un sistema constitucionalmente monárquico, presidencialista o parlamentarista, o bien de tendencia socialdemócrata, demócrata-cristiana, liberal demócrata y sus afines.

En cuanto a aquellos gobiernos democráticos que se hacen llamar socialistas, de cierto que le hacen flaco favor a la lucha mundial por la libertad de los pueblos, pues con esa lealtad inmoral para con una ideología certificadamente  inviable contribuyen por mucho a sostener un mito que en Venezuela  se  convirtió en  desgracia ¡Fuera el Socialismo, Recuperemos La Democracia¡ Ora y Labora.

lunes, 1 de diciembre de 2014

El Tigre, viernes 28 de noviembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Ocurre, porque Venezuela no es Cuba

Algo tarde, pero el socialismo  y sus aliados del colaboracionismo criollo  lo van entendiendo. El régimen en gobierno  alguna  vez creyó que la fórmula de Fidel Castro sería aplicable a la Patria de Simón Bolívar, habida cuenta la desgracia  que ha representado para nuestro país su liderazgo demócrata  desde la estatización del negocio petrolero en 1975, caracterizado este por un nivel de latrocinio directamente proporcional a los ingentes recursos que a partir de entonces  administra el Estado venezolano, la típica historia del estatismo. A todo evento, toda regla tiene su excepción y pasados 40 años de aquella fatalidad, Venezuela ve hoy renacer un orgullo patrio, encarnado  en la  joven dirigencia política  que  encabezada por Leopoldo López y María Corina Machado mantienen en  jaque a la tiranía gobernante como desde hace tanto no se veía.

Es que resultaba obvio, digno de toda lógica: Desde el mismo instante  en que esta dictadura viera frente a si  a un liderazgo demócrata con autoridad moral para llamar las cosas por su nombre, el actual régimen político tendría los días contados. Si bien es cierto  que la ficción de gobernabilidad se mantiene, todo gracias a la mentira oficial, el latrocinio con los dineros públicos y la violencia  como política  de Estado, no lo es menos la  implosión  que  padece  esta dictadura, a instancias de sus propios errores, pero sobremanera en razón del patriotismo de ese nuevo liderazgo demócrata,  que acabó con la fortaleza política  que otrora exhibía el régimen, para dar paso a una etapa de pública tortura y cínico atropello con patente judicial,  que tiene en el colaboracionismo su mejor carta  de poder.

Cuando se alcanzan tales extremos de torpeza, el  revés político no puede sino  asomarse, lo que vamos percibiendo a lo largo de estos días. Veamos. El repudio popular ante la grosería oficial que  pretende  reelegir como rectoras del CNE-PSUV a dos de sus más preclaras representantes, aunado a la dramática pero previsible caída de los precios petroleros a nivel mundial, dio lugar a una nueva imputación  en contra de María Corina Machado, acción puntualmente dirigida a motivar su fuga del país, tal como es costumbre en dirigentes políticos carentes de virtud para el sacrificio por la libertad de sus pueblos. Sin embargo, una  vez más la dictadura en gobierno se  quedará con ¨Los crespos hechos¨ pues  llegó la hora de  la verdad,  cuando para mantenerse en el poder, el socialismo tendrá  que generalizar en el uso de la violencia, en grado tal que hará trizas la  escasa fachada democrática que  tenía a bien  mantener.

En la actualidad  mundial ninguna dictadura la tiene fácil cuando de prisioneros políticos se trata, pues tendrá que irse acostumbrando  el PSUV y su gobierno,  ya que fue partir del 18 de febrero del presente año cuando la prisión politica en Venezuela  es nueva trinchera de resistencia democrática  activa, hasta la victoria final: Recuperar la democracia perdida ¡Prohibido Olvidar¡ Ora y Labora.