lunes, 15 de diciembre de 2014

El Tigre, viernes 12 de diciembre de 2014
Ronny Padrón.
Democracia Cristiana Hoy
Demócratas criollos: ¿Chicha o limonada?
Las circunstancias nos obligan a grandes definiciones. Lo contrario implica a nuestro entender perpetuar la desgracia  del socialismo en el poder. Lo anterior viene a cuento en virtud del grave error que le ha significado al movimiento demócrata nacional soslayar el debate en torno a la naturaleza  política del régimen en gobierno.

Tal negación que alguna vez pudo entenderse como útil a la concreción de la unidad democrática  hoy se evidencia como grave obstáculo al logro de la liberación nacional. Ello  en razón de la imposibilidad fáctica para confrontar exitosamente a un gobierno que es dictatorial cuando menos desde el 11 de abril de 2002  empleando los  métodos típicos de una normalidad democrática, tal como propugna la mayoría dirigencial del movimiento demócrata criollo.

A partir de ese entonces, y cada vez en mayor grado, las diferencias de visión  política entre quienes estiman plausible el continuar haciendo una oposición democrática, propia de un régimen democrático de libertades como el vigente en Venezuela hasta 1998, y los que consideramos indispensable profundizar la resistencia democrática activa para la liberación nacional, se han hecho insalvables.

La contradicción táctica y estratégica alcanzó un punto tal que hace pertinente señalar como  necesario el formal deslinde,  en vista de la inutilidad implícita  de  mantener alianzas políticas donde persisten tan profundas diferencias conceptuales. Afirmamos sin ambages que la conceptualización del régimen actual como dictadura socialista constituye el centro de cualquier política dirigida a la recuperación de la democracia criolla, así lo entiende el liderazgo patriota encabezado por Leopoldo López y María Corina Machado, de allí  que  toda su tratativa política verse sobre la salida del régimen tiránico por cualquier mecanismo constitucional, sin descartar la renuncia al cargo por parte  del usurpador Nicolás Maduro Moros, siempre en el entendido que tales reglas de juego tienen observancia solo para el pueblo y para la resistencia democrática activa, jamás para una dictadura  cuya única norma válida es mantenerse en el poder.

En tal sentido  resulta procedente exponer la conveniencia de asimilar  la celebración de eventos electorales -siempre regidos por el CNE-PSUV- como oportunidades políticas,  que  a veces sirven para evidenciar la naturaleza fraudulenta de una dictadura e  incluso útil para  potenciar una legítima rebelión popular; es el caso de aquellas elecciones donde siempre resultará imposible vencer electoralmente debido el interés existencial del régimen en hacerlas suyas, verbigracia: Presidenciales y parlamentarias nacionales. En otras, para la ¨toma¨ de pequeñas parcelas de poder político, tal es el caso de concejalías, alcaldías o gobernaciones,  que en manos patriotas pueden pasar a constituir ¨trincheras¨ de resistencia política,  que debiliten puntualmente la hegemonía del socialismo en el Poder Público, siempre con miras en la recuperación de la democracia. La resistencia democrática activa está del lado correcto de la historia, ¿y tú? Ora y Labora.

                                                                                                                                                                             




lunes, 8 de diciembre de 2014

El Tigre, viernes 05 de diciembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
No existe un socialismo bueno
El título viene en razón a ese mito creado por socialistas interesados, repetido hasta la saciedad  cada vez que su ideología fracasa en gobierno, una regla que por cierto carece de excepción. Así entonces escuchamos en todo tiempo y lugar de esta Venezuela en ruinas, a los más variopintos personajes proclamar: ¨Esto no tiene nada de socialismo, el socialismo es otra cosa¨, pero siempre sin explicar  en qué consiste su  quimera.

Con ese cuento  barato pero eficiente,  los socialistas destrozaron a media humanidad durante el siglo pasado y están bien dispuestos a continuar su sempiterna misión de esclavizar  pueblos,  aquellos que incautos presten oído a sus atrayentes fábulas. Vale decir que el dictador venezolano  Hugo Chávez, -estafador de primera línea para más señas-  solo se declara socialista cuando hubo considerado que se encontraba afianzado en la cima del poder, ello ocurrió a partir del 11 de abril de 2002  fecha oficial de inicio para su tiranía socialista aún vigente. Tal circunstancia tiene su razón de ser en el absurdo que implica la tesis socialista bajo un régimen democrático, sobremanera en el mundo actual.

A partir de esa remembranza resulta fácil colegir la idea central del presente escrito: El socialismo tiene en la mentira su mejor arma, y en la verdad su peor enemigo. De tal  manera   que, es parte de nuestra labor patriótica en pro de la liberación nacional, el refutar puntualmente esas clásicas falacias socialistas, empleando para ello verdades objetivas, públicas notorias y comunicacionales, que desnuden en pleno a todo socialismo en gobierno, como sinónimo de hambre, enfermedad  y crimen, ello en virtud de su naturaleza contraria al ser humano, cuando postula una colectivización de los medios de producción, la degradación de la propiedad privada, su apología del igualitarismo y la hegemonía del Estado  por sobre la familia.

Por ello es menester proclamar que solo un régimen democrático de libertades está en real capacidad para promover el bien común en los pueblos así gobernados, sea bajo  un sistema constitucionalmente monárquico, presidencialista o parlamentarista, o bien de tendencia socialdemócrata, demócrata-cristiana, liberal demócrata y sus afines.

En cuanto a aquellos gobiernos democráticos que se hacen llamar socialistas, de cierto que le hacen flaco favor a la lucha mundial por la libertad de los pueblos, pues con esa lealtad inmoral para con una ideología certificadamente  inviable contribuyen por mucho a sostener un mito que en Venezuela  se  convirtió en  desgracia ¡Fuera el Socialismo, Recuperemos La Democracia¡ Ora y Labora.

lunes, 1 de diciembre de 2014

El Tigre, viernes 28 de noviembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Ocurre, porque Venezuela no es Cuba

Algo tarde, pero el socialismo  y sus aliados del colaboracionismo criollo  lo van entendiendo. El régimen en gobierno  alguna  vez creyó que la fórmula de Fidel Castro sería aplicable a la Patria de Simón Bolívar, habida cuenta la desgracia  que ha representado para nuestro país su liderazgo demócrata  desde la estatización del negocio petrolero en 1975, caracterizado este por un nivel de latrocinio directamente proporcional a los ingentes recursos que a partir de entonces  administra el Estado venezolano, la típica historia del estatismo. A todo evento, toda regla tiene su excepción y pasados 40 años de aquella fatalidad, Venezuela ve hoy renacer un orgullo patrio, encarnado  en la  joven dirigencia política  que  encabezada por Leopoldo López y María Corina Machado mantienen en  jaque a la tiranía gobernante como desde hace tanto no se veía.

Es que resultaba obvio, digno de toda lógica: Desde el mismo instante  en que esta dictadura viera frente a si  a un liderazgo demócrata con autoridad moral para llamar las cosas por su nombre, el actual régimen político tendría los días contados. Si bien es cierto  que la ficción de gobernabilidad se mantiene, todo gracias a la mentira oficial, el latrocinio con los dineros públicos y la violencia  como política  de Estado, no lo es menos la  implosión  que  padece  esta dictadura, a instancias de sus propios errores, pero sobremanera en razón del patriotismo de ese nuevo liderazgo demócrata,  que acabó con la fortaleza política  que otrora exhibía el régimen, para dar paso a una etapa de pública tortura y cínico atropello con patente judicial,  que tiene en el colaboracionismo su mejor carta  de poder.

Cuando se alcanzan tales extremos de torpeza, el  revés político no puede sino  asomarse, lo que vamos percibiendo a lo largo de estos días. Veamos. El repudio popular ante la grosería oficial que  pretende  reelegir como rectoras del CNE-PSUV a dos de sus más preclaras representantes, aunado a la dramática pero previsible caída de los precios petroleros a nivel mundial, dio lugar a una nueva imputación  en contra de María Corina Machado, acción puntualmente dirigida a motivar su fuga del país, tal como es costumbre en dirigentes políticos carentes de virtud para el sacrificio por la libertad de sus pueblos. Sin embargo, una  vez más la dictadura en gobierno se  quedará con ¨Los crespos hechos¨ pues  llegó la hora de  la verdad,  cuando para mantenerse en el poder, el socialismo tendrá  que generalizar en el uso de la violencia, en grado tal que hará trizas la  escasa fachada democrática que  tenía a bien  mantener.

En la actualidad  mundial ninguna dictadura la tiene fácil cuando de prisioneros políticos se trata, pues tendrá que irse acostumbrando  el PSUV y su gobierno,  ya que fue partir del 18 de febrero del presente año cuando la prisión politica en Venezuela  es nueva trinchera de resistencia democrática  activa, hasta la victoria final: Recuperar la democracia perdida ¡Prohibido Olvidar¡ Ora y Labora.



martes, 25 de noviembre de 2014

El Tigre, viernes 21 de noviembre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy

El poder de la palabra…verdadera
Sobre este asunto del poder de las palabras fundadas en realidades es mucha la literatura científica y política disponible, sin embargo la aplicación fáctica de tal certeza en Venezuela está muy lejos de alcanzar el nivel de eficiencia requerido por la causa de la democracia. Por el contrario, la sociedad venezolana en especial nuestra dirigencia demócrata, permite que  el discurso  socialista, siempre fundado en la mentira, se entronice como instrumento de poder.

Así entonces fue evidente como, bien iniciada  la  tiranía socialista en gobierno, es decir a  partir del 11 de abril de 2002 la tolerancia ante la mentira oficial en boca del tirano Hugo Chávez, dio lugar a su aceptación tácita e incluso a su reiteración generalizada, dando así la razón al adagio históricamente atribuido al jefe de la propaganda nazi, relativo a  la conversión de  una mentira en verdad a través de su reiteración. Como prueba de ello tenemos la farsa del régimen en relación a su propia génesis: El precitado 11 de abril.  Evento histórico de conocimiento  público, notorio y comunicacional, un clásico de la violencia política instigada por el discurso gubernamental, que por el solo mérito de ostentar el poder político en gobierno, ha devenido en ¨Otro Golpe de Estado de la Derecha¨, frase públicamente repetida incluso por connotados dirigentes demócratas venezolanos.

A partir de allí, resultaba obvio que las pretensiones socialistas en materia de farsa serian de naturaleza ilimitada,  tal y como lo certifica la vigente ¨Guerra económica¨,  que mantiene a una Venezuela postrada en medio de una región sudamericana cuya regla es el constante crecimiento y la prosperidad.

Vale entonces la aplicación inmediata de un instrumento de lucha democrático ampliamente certificado como eficiente: Decir la verdad política de la Venezuela presente, sin ofensas ni temores, porque llamando las cosas  por su nombre es como inicia el proceso de liberación nacional. Es tan demoledor el efecto de una verdad dicha frente a la tiranía, que en la Venezuela  del presente solo aquellos dirigentes que se han atrevido a proclamarla oportunamente han merecido el honor de la prisión política; recordemos el caso del año 2011 cuando el ex gobernador Oswaldo Álvarez Paz fue condenado por el delito de difusión de información falsa y el más actual, del patriota Leopoldo López imputado por instigación pública entre otros delitos, pero solo culpables  por decir verdades que incomodan a una dictadura.

Si bien las consecuencias por decir la verdad en tiempos de tiranía derivan en peligros para quienes la proclaman, no es menos cierto que el no hacerlo es garantía de  continuidad  para estos regímenes. De allí que no  podamos menos que invitar a todos los patriotas venezolanos, los que asumimos a esta tierra como único hogar, proclamemos en todo momento y lugar, con la pertinencia a que nos obliga la prudencia: Que en Venezuela gobierna es una dictadura, y no la democracia  que está en la Constitución. Por ese camino estará  más cercano el día cuando la dirigencia demócrata nacional se atreva a emplear un discurso con base a la verdad, y accionando en consecuencia. ¨Con la verdad ni ofendo ni temo¨. José Gervasio Artigas (1764-1850). Militar y estadista uruguayo, máximo prócer de la independencia de Uruguay. Ora y Labora.




                                     

lunes, 17 de noviembre de 2014

El Tigre, viernes 14 de noviembre de 2014
 Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El socialismo: Vía segura a la  miseria

Lo anterior, es una verdad de Perogrullo, por ende bien conocida por toda la dirigencia demócrata nacional, sin embargo salvo las honrosas excepciones de patriotas como Leopoldo López y María Corina Machado que entre otros se atreven a llamar las cosas por su nombre, el grueso de nuestro liderazgo demócrata se esmera por ocultar una realidad que nos golpea desde el 11 de abril de 2002: Estamos bajo una dictadura llamada socialismo, encabezada por otro dictador: Nicolás Maduro Moros.

Ratificar en público y en privado tan notoria verdad tiene un efecto político tal que la diferencia de trato entre los dirigentes que se atreven a proclamarla y los que no, por parte del régimen en gobierno salta a la vista: Por un lado Leopoldo y María Corina, el uno prisionero político, la otra despojada de su legítima condición de parlamentaria, y por el otro, una pléyade política democrática  cuyo diario discurso en poco hace diferencia con el acostumbrado en el mundo libre.

Cuan diferente sería el panorama político nacional si todo el movimiento democrático criollo asumiera como propio el proclamar la naturaleza dictatorial del socialismo en gobierno, y  accionase en consecuencia. Pero no. Mientras el régimen somete a diaria tortura a este cuerpo social llamado Venezuela, en los modos y maneras más sádicas que pudiera concebir la ciencia política universal, matando al venezolano de hambre, enfermedad y a manos del hampa, tal como lo certifican todos los estándares internacionales especializados, el grueso de la dirigencia demócrata nacional se afana en promover la celebración de comicios parlamentarios nacionales ¡pautados para dentro de un año¡, sin reparar ni por un segundo en público, en el control electoral absoluto que  mantiene la  dictadura socialista en gobierno.

El precitado control electoral, - por solo citar el más vinculado a la temática de moda entre el colaboracionismo criollo-, ha sido garante de los ¨triunfos electorales¨ socialistas desde el 2004 hasta el presente, en todos y cada uno de  los eventos comiciales que le resultaban de interés, entiéndase: Presidenciales, parlamentarias nacionales y referendos (Incluso cuando aceptan derrota, porque igual se imponen) habida cuenta las sempiternas irregularidades electorales  igualmente certificadas: voto ilegal, ventajismo y violencia, en grado tal, que en cualquier democracia del mundo implicaría la nulidad comicial.

Ante ello ratificamos nuestro llamado patriótico al ejercicio cabal del artículo 333 de la Carta Magna en virtud del cual es nuestro deber el contribuir al restablecimiento de su efectiva vigencia, y ello pasa por redoblar esfuerzos para que la realidad política venezolana pase a ser base en el discurso para toda la dirigencia demócrata nacional, algo solo posible cuando los independientes, militantes, simpatizantes y amigos de nuestra dirigencia demócrata nacional, les hagamos entender su deber como políticos, de hablar con la verdad, asumiendo el debido costo por ello. ¨La verdad os hará libres¨. Del santo Evangelio según san Juan 8, 31-42. Ora y Labora.




lunes, 3 de noviembre de 2014

El Tigre, viernes 31 de octubre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El socialismo y su teatro

El teatro armado desde hace tanto por el socialismo en gobierno también se  tambalea. Es así por cuanto  la mentira, la violencia,  el latrocinio, y el colaboracionismo, en ese mismo orden, tienen fecha de caducidad.

Como es bien sabido un estafador de la talla de Hugo Chávez no era de fácil reemplazo, así entonces la mentira oficial terminó perdiendo el efecto de otrora. Sobre la violencia socialista, lejanos aquellos  días en que esta era ejercida con  quirúrgica precisión, la suficiente como para amedrentar la rebeldía inherente a todo pueblo humillado, verbigracia: Las confiscaciones de empresas privadas altamente productivas  por parte de la fuerza militar socialista; para dar lugar a la brutalidad del presente, a manos de grupos paramilitares igualmente socialistas, denominados con el eufemismo: ¨Colectivos¨.

Sobre el dinero público empleado para comprar conciencias sin dignidad (un latrocinio)  basta con mencionar la importante caída en el precio de venta internacional del barril de petróleo venezolano,  para entender  la grave crisis  de tan  importante ¨factor¨ en el sostenimiento  de la tiranía.

Más sin embargo la mayor de las debacles tiene su epicentro en el necesario colaboracionismo criollo. Ese que a partir de 2004 le garantizaba al régimen su fachada democrática vía pantomimas electorales, hoy se hunde al ritmo del PSUV. Y  no podía ser de otra manera pues atentaba  en contra de la razón esa  preeminencia politica de quienes a la fecha de hoy continúan negando discursivamente la naturaleza tiránica del socialismo, y actuando en consecuencia son los que claman por la celebración de elecciones parlamentarias, en las condiciones que imponga el régimen, sin importar la Constitución.

Ante ello, la resistencia democrática activa, encabezada por los patriotas Leopoldo López y María Corina Machado, se alza impetuosa a lo largo de todo el territorio nacional, trabajando por el restablecimiento de la democracia, mediante el respeto a la soberanía popular conforme a la Carta Magna, sea por vía de Asamblea Nacional Constituyente, renuncia del usurpador Nicolás Maduro Moros o bien con la protesta pública, pacífica y no armada. Cada día somos más los venezolanos dispuestos a pagar el alto costo por la liberación nacional ¡PROHIBIDO OLVIDAR¡ ORA y LABORA. 

  

lunes, 20 de octubre de 2014

El Tigre, viernes 17 de octubre de 2014
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Los pueblos siguen a los valientes

Frase repetida hasta la saciedad, que no por ello pierde vigencia en la Venezuela de hoy. A pasos agigantados la tiranía en gobierno exhibe sus miserias políticas, esas que siempre inhabilitan al socialismo para gobernar con legitimidad.  A ese mismo ritmo, su ¨fiel escudero¨ es decir el colaboracionismo criollo, sigue afanado  en hacernos creer  la posibilidad de un cambio político por vía institucional, como si los 12 años de tiranía socialista en gobierno fueran en vano.

Así entonces  nos ¨venden¨ la idea de elecciones parlamentarias,  pero siempre  aceptando ¨sin chistar¨  las reglas de juego  que establece la dictadura, como si esta pudiera concebir su derrota comicial en algún evento electoral de su interés. De tal  manera que, socialismo y colaboracionismo siguen la ¨ruta electoral¨ como si aquí no pasara nada, desdeñando incluso cualquier atisbo de crítica contra una Poder Electoral propiedad del PSUV, algo que anula de plano a esa dirigencia colaboracionista para cualquier acción de rebelión electoral como las tantas que en la historia contemporánea han hecho posible una restauración democrática.

Pero en la acera de enfrente sí tenemos a un liderazgo patriota, que encabezado por valientes como Leopoldo López y María Corina Machado, ratifica que Venezuela es tierra de libertadores y no de esclavos. Enfrentados como están a un régimen socialista  que es vergüenza no solo para la Venezuela decente, sino además para todo el género humano, no podían menos que declarar irrelevantes a todas  y cada una de las instituciones  políticas de un sistema que siempre se ha valido de tales para perpetuarse en el poder, así entonces comprendemos el gran esfuerzo de ese liderazgo por canalizar el cambio político sea vía constituyente, renuncia del tirano o protesta popular, todas dentro del marco constitucional, para brindar así legitimidad a la inminente liberación nacional. ¨No hay paz sin justicia. No hay justicia sin perdón¨. San Juan Pablo II. ORA y LABORA