lunes, 27 de julio de 2015

El Tigre, viernes 24 de julio de 2015
Ronny  Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Rumbo al nuevo fraude socialista

Sin duda el más doloroso desde el Referendo Revocatorio de 2004. Porque al paso que vamos éste del venidero diciembre significará echar por la borda a una fuerza electoral demócrata nunca vista en la historia de Venezuela, todo por carecer de un liderazgo patriota nacional.

En su lugar, una oposición colaboracionista nacional sigue encabezando el movimiento demócrata, garantizando como siempre el cumplimiento de todas y cada una de  las directrices  inconstitucionales establecidas por el socialismo y su dictadura, de tal manera que a los ojos del mundo,  los comicios parlamentarios de fin de año se conviertan en la mejor legitimación política del régimen en gobierno. Así ocurrirá mientras  no contemos con  un liderazgo demócrata capaz  de llamar las cosas por su nombre, y fundamente un discurso político en torno a la naturaleza dictatorial del socialismo en gobierno, y proclame en  consecuencia  que la participación electoral demócrata no está  basada en la credibilidad sobre  un poder electoral al servicio del socialismo, sino más bien en  la  posibilidad real de imponer condiciones electorales conforme a la Constitución y para ello la fiscalización electoral de la ONU y de la Unión Europea constituyen condición sine qua non.

En tal sentido, es repudiable desde todo punto de vista, que la oposición colaboracionista nacional continúe salvaguardando los  intereses de la dictadura socialista en gobierno cuando al día de hoy pretende que votemos con un Registro Electoral  que no es auditado desde el año 2005 lapso  que solo ha servido para incrementar la desconfianza popular hacia un sistema comicial electrónico fraudulento, muy lejos del proceso  electoral limpio y justo que exige la Carta Magna.

La anterior es una de las tantas irregularidades electorales solo concebibles en regímenes dictatoriales que cuentan con su oposición oficial, frente a lo cual  es deber de cada patriota venezolano alzar la voz de protesta para reivindicar nuestro derecho a un voto limpio y justo  que haga  posible el restablecer efectivamente la vigencia de la Constitución conforme a  su artículo 333. ¡NI UN PASO ATRÁS¡ Ora y labora.




                                                                                     

lunes, 20 de julio de 2015

El Tigre,  viernes 17 de julio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
¿Atrapados y sin salida?

Así parece en la Venezuela de hoy. La  pantomima electoral sigue resultando el mejor de los instrumentos del socialismo y su dictadura para sostenerse en el poder, muy a pesar del colosal rechazo popular,  lógica consecuencia del caos inherente a esta  ideología cuando es gobierno.

Esto es solo posible en razón de la complicidad criminal y anti-patriótica de una dirigencia  demócrata nacional  que a partir de la masacre del 11 de abril de 2002  - inicio formal de esta tiranía- se ha dedicado al repudiable rol de colaborar al sostenimiento de un régimen político que tiene al Poder Electoral como su ¨garantía de permanencia en el poder¨  prueba de ello las variadas  condiciones electorales inconstitucionales vigentes desde ese entonces, a saber: Voto ilegal, violencia electoral, ventajismo oficial, entre otras, que en lugar de constituir el objeto de justificadas protestas públicas por parte un liderazgo demócrata nacional ya investido en resistencia democrática activa capaz sí de obligar a la realización de los inmediatos correctivos,  esa dirigencia de la traición prefiere  llamarse  ¨oposición¨ y hacerse de la ¨vista gorda¨ concentrando  todo su esfuerzo en la propaganda fantasiosa de ¨solo votar¨, camino a la consumación del mayor fraude electoral socialista,  el venidero  6 de diciembre.

Lo que antes  parecía un genuino voluntarismo por parte de esa dirigencia demócrata nacional, hoy no pasa de ser la más ruin de las traiciones  para con  un pueblo secuestrado y esclavizado como lo está hoy día el venezolano de a pie a manos del socialismo en  gobierno. Es menester para cada  patriota criollo, persistir en la denuncia constante e ininterrumpida en torno a la desgracia  que implica esta tiranía y sobre la necesidad  de dar a conocer al mundo libre sobre el horror que padecemos bajo el disfraz democrático sostenido por el socialismo y su oposición.                      

A tales efectos, la presencia de una representación  calificada de la Organización de las Naciones Unidas y de la Unión Europea, antes, durante y después de celebrarse los comicios parlamentarios del venidero 6 de diciembre, es conditio sine  qua non para que la opinión pública internacional conozca de primera mano sobre el nuevo fraude electoral socialista pautado para tal fecha y la consecuente nulidad de unos resultados producto de la trampa.

Ello es así, por cuanto el pueblo demócrata venezolano fiel a su tradición republicana acudirá a sufragar masiva y mayoritariamente en contra del socialismo y su dictadura con motivo de las parlamentarias de este diciembre, sin embargo, la oposición colaboracionista nacional solo es garantía para la aceptación del nuevo fraude diseñado por el CNE-PSUV. Por todo ello debemos continuar trabajando por la transición democrática en Venezuela, manteniendo  la esperanza de llegar a merecer un nuevo liderazgo demócrata nacional para esa fecha tan crucial ¡Fuera el socialismo, fuera Nicolás¡ Ora y labora.


               

lunes, 13 de julio de 2015

El Tigre, viernes 10 de julio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Secuestro y esclavitud socialista

Ciertamente,  secuestrados y esclavizados por la dictadura socialista en gobierno, así es como entendemos el presente de los venezolanos de a pie, similar condición la que padece  todo ser humano cuando es gobernado por el socialismo. Realidad incuestionable desde la razón, sin embargo burlada por una dirigencia demócrata nacional que llamada a  encabezar la resistencia política degradó en una suerte de Corte de traidores y colaboracionistas más preocupados de su particular supervivencia politica que de la necesaria liberación nacional.

Ello es así desde el mismo instante en que esa casta dirigencial optó por el discurso acomodaticio, el autorizado por el régimen para ser presentado en televisión, en lugar de aquella arenga rebelde, la indispensable para quien pretende liderar la emancipación. De allí a las pantomimas electorales con aspirantes financiados por ¨capital desconocido ¨ y cuyos resultados siempre  adversos e inverosímiles son de perenne aceptación, configuran parte de un mismo guion. 

Pero  la historia de la humanidad  está plagada de imponderables que hacen trastocar los planes mejor urdidos, sobremanera aquellos que atentan contra la libertad y la dignidad de los pueblos. Así entonces en esta Venezuela de 2015  un pueblo  desesperado, secuestrado y esclavizado por el socialismo en gobierno, cuando menos un 70% de su población electoral tiene en los comicios parlamentarios nacionales del venidero diciembre una oportunidad de oro para golpear políticamente a una tiranía decadente.

 De manera que, muy a pesar de una dirigencia demócrata nacional colaboracionista y traidora, siempre dispuesta a negociar  por  un ¨plato de lentejas¨ la voluntad popular, verbigracia: El referendo por la reforma constitucional de 2007; el pueblo demócrata venezolano tiene y debe exigir por todas las vías constitucionales existentes, la fiscalización de esas elecciones parlamentarias por parte de todos aquellos organismos internacionales con la cualidad política y experticia técnica suficiente como  para certificar ante el mundo entero la verdad sobre el voto popular del próximo 6 de diciembre.

Sea la O.N.U, la Unión Europea, la misma O.E.A, o bien todas ellas en conjunto, resulta indispensable  su  presencia y participación antes, durante y después de celebrado el evento comicial de marras, pues se trata de confrontar electoralmente a un régimen político socialista, por ende negado a abandonar  el  poder por vía del voto, acostumbrado como está a la práctica del fraude electoral, pero encabezado además por un colombiano usurpador que no tiene la menor idea respecto al significado de la palabra decencia.

Sabiendo entonces que en esta  hora aciaga de la Patria solo contamos con nuestra convicción y voluntad de ser libres y dignos, no perdamos ni un solo instante de esta sinigual cruzada hasta lograr que el próximo mes de diciembre toda la humanidad se convenza que esta la República Bolivariana de Venezuela  ahora no es un país, sino otro pueblo secuestrado y esclavizado por el socialismo cuando es gobierno ¡Fuera el Socialismo, fuera Nicolás¡ Ora y labora.

                                                                                                                                                                                               



martes, 7 de julio de 2015

El Tigre, domingo 4 de julio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Hacia un nuevo desastre demócrata

Cuando creíamos que los peores desastres políticos bajo esta dictadura socialista habían pasado, a saber: La Rebelión popular del 11 de abril de 2002, el Paro Cívico Nacional de 2002-2003, el RR del 2004, la abstención en las parlamentarias nacionales de 2005, las presidenciales de 2006, el referendo para la reforma de 2007, las  parlamentarias de 2010,  las presidenciales del 2012 y por supuesto los comicios presidenciales de 2013 a la muerte del tirano Hugo Chávez, fraudes aceptados y reconocidos por la dirigencia demócrata de turno, resulta que el actual liderazgo demócrata organizado a nivel nacional se apresta a conducirnos al mayor de los desastres políticos.

Esto es así por cuanto al día de hoy la intención de  voto pro demócrata alcanza a cuando menos el 70% del  electorado nacional, ello basándonos en parámetros elementales de medición sociológica,  habida cuenta que bajo un régimen dictatorial no existe empresa encuestadora de base nacional ajena a manipulación socialista. Dicho lo anterior vale destacar que el desastre político referido tendría lugar en caso que la tiranía socialista en gobierno, luego del 6 de diciembre se mantuviere en el poder con su actual fachada demócrata, escenario al que nos dirigimos habida cuenta que la directiva colaboracionista al frente del movimiento demócrata organizado sigue empeñada en manejar el escenario político actual como si se tratare de confrontar a  un gobierno democrático.

El argumento baladí respecto a la defensa del voto mayoritario como principal garantía para un triunfo demócrata el venidero mes diciembre no merece mayor análisis por parte de quienes continuamos sobreviviendo a esta tiranía socialista desde el 11 de abril de 2002; como si el voto ilegal, el ventajismo electoral y la violencia comicial, bases de todo fraude electoral  socialista, no mantuvieren su plena vigencia desde el anterior proceso comicial nacional. Por ello exhortamos a todos los venezolanos patriotas, amenazados por el hambre,  la enfermedad y el hampa reinante, a unir nuestra voz exigiendo un nuevo rumbo para el movimiento demócrata nacional, que haga  posible solicitar el  auxilio del mundo libre en general, y de la Organización de las Naciones Unidas  en particular,  hasta lograr  una supervisión y control de los venideros comicios parlamentarios de Venezuela, por parte de ese organismo internacional, capaz sí de imponer las condiciones electorales consagradas en la Carta Magna.

Solo entonces veríamos como posible el reconocimiento internacional de una victoria demócrata o en su defecto la declaratoria formal de Venezuela como país forajido ante el fraude electoral que tendría lugar nuevamente en cabeza del régimen socialista en gobierno. Callar ante lo evidente no es solo complicidad, sino además una traición a la Patria ¡NI  UN PASO ATRÁS¡ Ora y labora.



lunes, 29 de junio de 2015

El Tigre, viernes 26 de junio de 2015
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
El mismo rumbo, nueva derrota

Van 13 años de tiranía  socialista, contando desde el 11 de abril de 2002 y todavía  pretende el colaboracionismo opositor estafarnos con una vía electoral a la medida del PSUV. Eso es un hecho. Porque una cosa es que no tengamos al tiempo presente  una alternativa política válida ante el vigente movimiento demócrata unitario, cuya mesa directiva  -fiel reflejo de la mayoría de los partidos políticos que lo integran-  sigue sosteniendo a ¨pie juntillas¨  una posición colaboracionista respecto a la dictadura socialista en gobierno; otra muy distinta es guardar silencio ante el nuevo desastre político que espera a los venezolanos demócratas si esa dirigencia colaboracionista se mantiene hasta el 6 de diciembre de este año.

La más reciente tropelía del régimen socialista a través de su CNE-PSUV, imponiendo inconstitucionalmente  la paridad de sexos en las candidaturas a las parlamentarias 2015, basta para calibrar el nivel de burla que se ha ganado la directiva del movimiento demócrata unitario, por no decir los partidos políticos  que lo conforman. Obviamente la respuesta de esa directiva ante el nuevo abuso no deja lugar a dudas. Fue tan académica que  el régimen puede dormir tranquilo y decir: ¨Esta gente no va a cobrar ni ganando, porque  no sabe hacerlo, y tampoco quiere aprender¨.

Porque a estas alturas el asunto es muy claro: Estamos sometidos  por un régimen socialista que es igual a decir el crimen, organizados para  gobernar por siempre así fuere sobre campos de concentración al mejor estilo cubano o bien  norcoreano, y frente a ello tenemos a una dirigencia demócrata organizada, de común incapaz siquiera de clamar discursivamente  ante Venezuela y el mundo sobre el experimento  de secuestro y exterminio colectivo  al que nos someten. En su lugar, esa dirigencia colaboracionista y traidora prefiere seguir ¨jugando¨  a la vía electoral bajo las reglas de una dictadura que cuando no gana arrebata, verbigracia el Referendo para la Reforma Constitucional  del año  2007.  Porque esa dirigencia colaboracionista solo cuenta con el argumento mágico-religioso de una ¨fuerza electoral caudalosa¨, que superando todos los ilícitos electorales habidos y por haber: Voto ilegal, violencia electoral,  ventajismo oficial, entre otros, se bastará por sí sola para ¨convencer¨ al socialismo sobre la entrega del poder.

Esa dirigencia colaboracionista criolla parece olvidar la Nicaragua de 1990, caso único en la historia de la humanidad donde  un tirano socialista entregó  el poder luego de una derrota comicial. En ese entonces un pueblo hambriento en la calle, un  ejército en armas (Los Contras) y una Embajada de USA comprometida con la liberación nacional, ¨torcieron el brazo¨ al otrora comandante Daniel Ortega.

Elecciones parlamentarias bajo el rumbo actual, fijado por un movimiento demócrata organizado, colaboracionista del PSUV, implica la segura continuidad del régimen socialista en gobierno. Requerimos urgentemente  de una nueva orientación política en capacidad de canalizar ese clamor popular superior al 70% de la población adulta en Venezuela, en aras de  propender con base en el artículo 333 de la Carta Magna, a la salida inmediata del usurpador Nicolás Maduro y sólo entonces podríamos contar con elecciones limpias y justas conforme a la Ley Fundamental ¡Ni Un Paso Atrás¡ ORA y LABORA.

           



martes, 23 de junio de 2015

Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Ventajas de una transición democrática.

Ello en referencia al intenso debate hoy vigente en la opinión pública democrática en torno al modo adecuado para concretar ¨La Salida¨. Es indudable que las condiciones infrahumanas  que caracterizan el  día a día del venezolano de a pie, llevan a muchos a decantarse por una salida extra-constitucional que nos libre de esa desgracia llamada socialismo, hoy en gobierno. Y tal preferencia no es casual, más bien consecuencia de una muy justificada desconfianza en los factores políticos llamados a liderar la mencionada salida del socialismo, por vía constitucional.

Veamos. La dirigencia demócrata nacional, más allá de su evidente esfuerzo por constituirse en oposición organizada, algo loable pero inútil frente a  dictaduras socialistas cuando lo que bien corresponde es la consolidación de una resistencia democrática activa; con ese su empeño de cumplir la ruta electoral  solo acatando a pie juntillas los designios de la tiranía, garantiza sin dudas la cómoda permanencia del régimen en el poder, muy a pesar del caos gubernativo  siempre inherente al socialismo cuando tiene el poder. Así entonces, el repudio popular vigente contra la dictadura socialista en gobierno aún no se configura en sólido apoyo electoral para el movimiento demócrata organizado, sino más bien constituye una fuerza popular in crescendo  en espera de la oportunidad más propicia de hacer manifiesto su poderío político.

 Este fenómeno de desconfianza política tuvo su cenit ante la falta de concreción demócrata en los comicios presidenciales del 14 de abril de 2013, reconcomio este que no pudo superarse  con el proceso político denominado ¨La Salida¨ en el año 2014, ni tan siquiera con el actual escenario de  protesta política mediante la ¨huelga de hambre¨ en cabeza de importantes líderes demócratas nacionales, que exigen solo  algunas condiciones elementales de un Estado de Derecho (Fecha para los comicios parlamentarios, libertad de todos los presos políticos, cese de la persecución política) indispensables para brindar validez a los comicios  parlamentarios nacionales pautados para este año.

La protesta política, mediante manifestaciones públicas, pacíficas y no armadas conforme al   artículo 68 de la Carta Magna, adolece del necesario liderazgo, uno capaz de canalizar la indignación popular ante el hambre, la enfermedad y el crimen reinante, que resultare suficiente como para activar los artículos 333 y 350 de la Ley Fundamental, tal como cabría esperar en una sociedad en proceso de exterminio a manos del socialismo en gobierno. Ello denota un control socio-político eficiente por parte de la tiranía, que mediante un esquema de violencia física y psicológica, continua neutralizando a la protesta popular como vía expedita para ¨La Salida¨,   a remedo del 11 de abril de 2002, inicio formal de esta dictadura.

En cuanto a ¨La Salida¨ por vía de la fuerza  militar, conforme al artículo 328 de la Constitución, debemos resignarnos ante el hecho cierto de un socialismo gobernante cuya fuerza armada se mantendrá al servicio del partido oficial hasta el momento cierto en que la salvaguarda de la soberanía nacional,  hoy arrasada,  vuelva a resultar conveniente  para su interés grupal.

Sin embargo cabe destacar la pertinencia de insistir en la  llamada ¨Vía Democrática¨ para concretar ¨La Salida¨  en el entendido  que  sólo esta garantiza  el inmediato y pleno restablecimiento del Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia en los  términos de la Constitución, que haría posible un proceso político de Justicia y Reconciliación sin impunidad, indispensable al éxito de la República, y de ello todos los venezolanos podemos ser los más eficientes guardianes. Porque el nuevo gobierno democrático de la República de Venezuela, ante los desafueros de esta dictadura debe garantizar con rigor la prisión para quien delinquió, el cumplimiento del pago para el deudor del Estado, y el repudio popular para el que ofendió, humilló y abusó, prevalido de privilegios con el socialismo en el poder. Un nuevo liderazgo demócrata nacional, guiado por el patriotismo y lejos del colaboracionismo vigente, lo puede concretar ¡Fuera el socialismo, fuera Nicolás¡ Ora y labora.

                                                                                                                                                                                                                             
                                                                                   
                                                                                                                                                                                      

                     

lunes, 15 de junio de 2015

El Tigre, viernes 12 de junio de 2015
Ronny  Padrón
Democracia Cristiana Hoy
La política criolla y el sentido común

Desde hace un tiempo me vengo  preguntando sobre la eficiencia de mantener una política del absurdo en esta Venezuela bajo dictadura socialista, obviamente a contracorriente del sentido común, tal como la practica el colaboracionismo que se hace llamar oposición.

Y luego de elemental análisis no me quedó  sino  el decantarme por los mentados resultados. Sí, los resultados en politica continúan siendo la mejor medida del éxito aun cuando suene odioso. Así entonces tenemos que a  partir del 11 de abril de 2002, inicio formal de la dictadura socialista en gobierno, los resultados de la llamada politica electoralista (política absurda) esa que pretende reducir la lucha contra el régimen al clásico torneo comicial, se podrían resumir en la siguiente frase: Sociológicamente Venezuela regresó al siglo XIX. 

Y esto es así no solo bajo la consideración de parámetros económicos, sino conforme al índice más usual que nos permita medir el nivel de vida del venezolano de hoy en relación al estándar de  vida en el mundo libre. Venezuela es el hazmerreír.

No debe sorprender  tan dramática conclusión cuando sobremanera desde el año 2004, pasado como fue el Referendo Revocatorio Presidencial, se  instaló en la mente del común de la dirigencia demócrata nacional la idea según la cual una vía distinta a la electoral es un absurdo, imposible de considerar como  alternativa válida al socialismo en gobierno  y de allí a la aceptación servil de cualquier condición electoral fijada por el CNE-PSUV   quedaba  solo un paso.  El fracaso total cuando de eventos comiciales de interés nacional se trata (Presidenciales, Asamblea Nacional, Referendo) vale por plena prueba.

Porque si además de aceptar condiciones electorales  a la medida de un régimen que tiene al fraude como naturaleza, le agregamos esa convicción del colaboracionismo opositor acerca de repudiar a la resistencia democrática activa, lo que seguía no podía ser algo distinto a ese  otro  absurdo hecho política: Mantener el discurso traidor de llamar democracia a otra dictadura socialista, como si de tal manera  lograrían conmover al verdugo (absurdo) o por lo menos les permite para mantenerse en la palestra de los medios de comunicación, ya dominados por la dictadura.

Ni  que decir sobre esa manía de  abandonar toda protesta pública, pacífica y no armada, para en su lugar  ir a sentarse a dialogar con la dictadura a su  primer llamado, con resultados igualmente conocidos, solo positivos para los interlocutores del colaboracionismo traidor.

A todo evento sigo sin entender como el colaboracionismo opositor  pretende convencer sobre las ventajas de mantener al absurdo como politica, pero mucho  menos comprendo el cómo siguen teniendo éxito tan colosal. A todo evento, yo cambié, otros que también cambiaron, y muchos más pronto lo harán. Con sentido común y el suficiente  coraje, este país sí va a cambiar ¡Fuera Nicolás¡ Ora y labora.