martes, 15 de agosto de 2017

El Tigre, domingo 13 de agosto de 2017
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
Liberación nacional, vigente
Formalizada como ha sido la declaratoria de ruptura del orden constitucional en Venezuela, vale reiterar que el mandato político de los artículos 333 y 350 se encuentra vigente hoy más que nunca.

Hechos coyunturales como la captura del patriota Juan Carlos Caguaripano Scott, capitán de la Guardia Nacional, en ejercicio de su deber constitucional de colaborar en el restablecimiento de la Constitución, por parte del régimen socialista en gobierno, no deben sino llamarnos a la reflexión sobre la magnitud del compromiso patriótico de cada venezolano en esta hora aciaga de nuestra historia republicana, obligados como estamos a fortalecer y profundizar nuestro particular aporte al objetivo de la liberación nacional.

Debemos internalizar que cada patriota venezolano constituye en sí mismo un bastión de lucha anti-socialista, desde su particular trinchera, sea en el hogar, en la calle, en la oficina, en los campos, en las industrias. No debe quedar lugar ni espacio real sobre el territorio patrio, o allende a nuestras fronteras, sin que las fuerzas de liberación nacional dejemos de cumplir un rol anti-socialista.

En la medida que este compromiso de lucha por la liberación nacional gane las mentes y corazones de todos los patriotas venezolanos, en esa misma medida la restitución del orden constitucional estará más cercana. Este compromiso nace desde la esencia particular del individuo, disuadido sobre la necesidad de libertad, hasta trascender a una sociedad masivamente coordinada al logro del Bien Común.

Hombres y mujeres, civiles y militares, venezolanos todos, la encomienda otorgada el pasado 16 de julio debe cumplirse, para ello contamos con la fuerza de la razón, la voluntad popular y el respaldo internacional ¡Prohibido Olvidar! Ora y labora.




jueves, 3 de agosto de 2017

El Tigre, domingo 30 de julio de 2017
Ronny Padrón
Democracia Cristiana Hoy
¿Plan Venezuela?
Se comenta sobre un plan Venezuela para restablecer la constitucionalidad democrática en nuestro país. La iniciativa surge del destacado intelectual Juan Carlos Sosa Azpúrua que una vez más brinda alternativas racionales al horror que padece Venezuela a manos del socialismo.

El referido plan contempla la idea de un gobierno de transición que solicite el apoyo militar internacional para el restablecimiento de la Carta Magna, habida cuenta que la sociedad civil se encuentra  huérfana ante el PSUV y su fuerza militar. Como fundamento para esa tratativa expone la gestión impulsada por El Libertador en la Guerra de Independencia de Venezuela, para hacerse del respaldo de tropa y oficiales extranjeros en la gesta de emancipación, con resultado exitoso por todos bien conocido.

En lo  particular no tengo mayor reparo en apoyar esa iniciativa en el marco del Derecho Humanitario habida cuenta que en Venezuela hay un genocidio en desarrollo, concatenado con el principio de solidaridad internacional, reconocido universalmente como base para el desarrollo de los pueblos. Donde sí hago manifiesta mis dudas es en lo referente al necesario gobierno de transición, en capacidad de realizar la precitada solicitud.

El gobierno de transición de unidad nacional, de conformación inmediata a partir del 16 de julio pasado, fue un mandato expreso otorgado por el pueblo venezolano en la consulta popular de esa fecha, solicitado por la dirigencia demócrata nacional, pero que una vez obtenido se niega a ejecutar por razones desconocidas. En tanto no logremos un liderazgo demócrata en capacidad y disposición de constituir  ese gobierno de transición, las siguientes etapas del ¨Plan Venezuela¨ seguirán en veremos. Prohibido Olvidar.